22 noviembre 2010

Capítulo 8P: "Con la frente alta"

Mientras vamos a Luiggi, calor achicharrante en el Torino Azul. Tío Pumba dice: "uy, ahora nos toca hacer el service de los 700.000 kilómetros". Milton va pensando que este equipo lo puede todo, pero a su vez, ata cabos y se da cuenta: hay fatiga de materiales. Estos pibes empezaron a entrenar el tres de enero y ahí en el calendario dice 20 de noviembre. Tuvieron vacaciones, pero cortas. Hicieron 700.000 kilómetros, y además ganaron un Gran Premio. Necesitan un service, pero no hay tiempo. Entonces vamos con lo que queda en el tanque, jugados. Como el Torino Azul, el plantel también calienta.

---

Empecemos por Matienzo. Equipo plantadísimo, correcto, equipo que evidentemente nos encontró la vuelta: no le ganamos nunca de local y nos ganó las dos veces de visitante. Merecen pasar de ronda y son un gran equipo. DE paso, digamos esto: la tan menospreciada zona A se queda con dos de las cuatro finales. Nosotros nos queríamos matar cuando Vértiz nos empató de suerte en el Mateo. Y miren otros, je.

---

Pero Matienzo jugó con Arredondo. Los que siguen este blog saben lo honestos y justos que somos para hablar de los árbitros, no es que decimos que siempre que perdemos es su culpa. Esta vez, sí. Como si lo hubieran conversado, en la primera pelota que entra al área un jugador de Luiggi, que recibe la pelota de espaldas al arco y está rodeado, sin pase, se tira al piso y cobra penal. Después se ocupó de cortar escandalosamente el juego, con pulso artesanal, para que ese primer tiempo, donde la tromba de viento (¡Trombetta!) era a favor nuestro tuviera un tiempo neto de juego de 20 minutos. Era casi imposible jugar, con un tipo dispuesto a echar a alguien porque le aplaudió un fallo.

Que nos hayamos aguantado eso sin armar un despelote y terminando con once es un signo de grandeza que explica, entre otras cosas, por qué este plantel llegó hasta acá.

Ah, en el momentito en que el local estuvo vacilando, a la esquina siguiente del empate: hay esta jugada. Calvente cubre la pelota, el delantero le pega un puntapié, un empujón, un codazo y la saca afuera. Eran tres foules, o lateral para el albo. Arredondo no vio ninguno de los tres y dejó que sacara Matienzo. Calvente, magullado, no podía volver a su puesto, el tipo que queda libre recibe la pelota y nos la mete.

Y si no era esa, hubiera sido alguna otra. No podemos crer como un árbitro nada más promedio de la Cultural, como César González, es mucho más juez que el trapalonero y tan promocionado Arredondo,.

---

En el entretiempo Papá de Milton decía: "No estamos jugando bien, más vale. Pero aunque estuviéramos, de cada tres córners te cobra uno, y para hacerles un gol necesitán esquivar gambetear a cuatro y esquivar las patadas también porque foul en defensa el tipo no cobra".

El que decodificó ese estado de cosas fue Gaby Sayago, haciendo a los 20 minutos del segunto tiempo el que, por jugada individual, sea tal vez el gol más lindo del año. Había margencito para una hazaña, también, más vale, para que nos comiéramos una de contra, pero con Arredondo en cancha era todo muy, muy difícil.

---

El gol de Gaby no fue sólo una patriada suya. El equipo, un equipo ya baqueteado por el año calendario que se sube a la mochila de cada uno de los pibes, jugó con el corazón en la mano y jugó al fútbol. Si uno lo podía ver, bien, emocionaba. Hubo amontonamientos, ocasiones. También tuvimos los sustos (dos pelotas clanck en los palos, etc.) pero fue una despedida digna, triste como todas pero sin traumas, sin cucuruchos en la frente ni venas cortadas.

---

Nos piden que hablemos de All Boys. Por respeto a los niños presentes, no lo vamos a hacer. Por un momento nos reímos, por otro hasta nos da naúseas pensar en que nos hubiera pasado eso y no queremos ser crueles. Rompe la escala de boludómetros y pecheadas. A esta altura, no sabemos si cargarlos o no. Como somos buenos: no los vamos a cargar.

Pero lo de All Boys pone en contexto lo que es Vértiz, y lo difícil que es conseguir que un equipo haga lo que supuestamente debe hacer, revalidar candidaturas.

Y pone en contecto lo (mucho) más difícil es hacer lo que hizo Santa Rosa a lo largo del año: dar de sí mucho más, jugar muy arriba de lo que los sabihondos presumían.


---

Este plantel está en la historia grande, grande, y pocos años van a ser tan buenos como este. Ganó el campeonato que había que ganar, en el momento más dulce. Le puso un c´riculo rojo al 5 de septiembre. Recordémolos, recordémonos: en pocos días, haremos un vistazo de la campaña, pero sepan que, mas que nunca, les damos, y nos damos, un gran abrazo.

Mientras Milton y Papá de Milton se rompen las manos aplaudiendo, mientras todos ya se van subiendo a los autos y los jugadores se van hacia su muy merecido descanso, Tío Pumba lo abraza al final a Condorito. Le dice "Vos sos Mourinho, hijo de puta". Y los dos se miran y lloran.

Y la aventura continuará.

///

Santa Rosa 1 - Matienzo de Luiggi 2

El albo formó con Urigüen; Stork, Alanís, Calvente y Fabricio Pérez; Ángel Gonzáles, Lezcano, Francia y Sayago; Wagner; Abrigo y Díaz. En el ST entraron Wagner, Metz y Walter Nicollier. Había 120 hinchas de Santa Rosa y 203 hinchas de Matienzo. La temperatura era de 30 grados. Y viento hu-ra-ca-na-do (huracanado posta, con twister tormenta de tierra y todo) a favor nuestro en el PT, en contra en el ST. El arbitraje de Arredondo fue un cachivache localista.

14 noviembre 2010

Capítulo 7P: "Por la cornisa"

Santa Rosa caminó un rato largo por la cornisa. Dio saltitos, pero no logró subirse arriba del techo. Tropezó, pero no se cayó. Está ahí.

**

Luego de un comienzo paja, el partido se nos quiebra con la expulsión de Pepe. Un codazo de esos que siempre se tiran de caliente, cuatro o cinco por partido, y que casi nunca llegan a destino y por eso pasan sin que nadie los note. Pero Vidales Sosa no esquivó el hueso y se lo comió. Qué le vamos a hacer.

Tío Pumba, que tiene un optimismo impermeable, valorará luego la situación: "En ese primer tiempo, específicamente en esa media hora que Matienzo jugó con uno más y superviento a favor, ahí estuvo la gran oportunidad para noquearnos. Nos dejaron vivir. Tal vez el domingo que viene se arrepientan".

"Además -dice- el arquero Bótox está tan preocupado por boquear todo el partido que en algún momento se va a distraer con su discurso y se va a mandar un moco feo". Contamos con eso.

**

Santa Rosa jugó un poco mejor, y un poco peor, el segundo tiempo. Se entusiasmó y ganó tiempo y distancia con el viento a favor. No tuvo chances claras claras, pero tuvo dominio del balón y del territorio. Quedó expuesto tres veces a la contra abierta, en dos nos salvó fantásticamente Vaca Urigüen y en la otra el señor de Matienzo quiso picarla y el viento la desvió. Juá.

Mucha gente corrió mucho y le puso el cuerpo a una situación compleja pero no nos cerraban los números. Gran partido del medio de Matienzo, corriendolas todas, metiendo tapones que ensuciaban las jugadas y nos imposibilitaban los traslados y las recepciones. Ahí hay algo que tenemos que resolver.

Nos sacaron nueve amarillas y Papá de Milton tenía miedo. Tarde o temprano alguien va a dar una murra sin querer y si quedamos nueve contra once estamos fritos. Pero no pasó. Seguimos ahí, en la cornisa.

***

El domingo que viene, ganar por cualquier resultado equivale a pasar de ronda. Nos queda a mano. No es muy difícil, ni siquiera sería una hazaña, es más bien algo natural que iremos a buscar con tranquilidad y aplomo.

El Torneo Mayor se ganó un poco de visitante, en Abramo y en la Spinetto. Con Coqui y con camiseta blanca.

El domingo que viene, todos a Luiggi.

***

Abrazos.

Santa Rosa 0 - Matienzo de Luiggi 0

El albo formó con Urigüen; Stork, Francia, Calvente y Fabricio Pérez; Lezcano, Metz y Sayago; Wagner; Abrigo y Díaz. En el ST entraron Angel González, Walter Nicollier y Mario Epinal. Había 284 hinchas de Santa Rosa y 68 hinchas de Matienzo. La temperatura era de 19 grados, pero engañaba: culpa del viento hacía mucho frío en las tribunas. Un viento huracanado que iba hacia el lado de la Ameghino, en contra nuestro en el PT, a favor en el ST. El arbitraje de César González fue inobjetable. En un partido nada fácil desde el principio, con muchas jugadas muy finitas, no cobró mal casi nunca, no cometió ningún error importante y mantuvo la calma todo el tiempo. Ríanse del pituco, pero es un árbitro que tal vez está para otro nivel.

11 noviembre 2010

Capítulo 6P: "El día en que mueren las palabras"

Resumen de Luiggi retrasado.

Partido choto, no muy choto, resultado choto, clasificados, puesto 6 de 8 posibles.

Un puesto mentiroso, porque Santa Rosa está como mínimo entre los mejores cuatro de la provincia y así lo va a demostrar.

Y por esta vez nos dejamos de joder con análisis y crónicas. Vamos a llegar a la final del Bailando.

Pongamos algo bien arriba, dijo Tío Pumba, y puso un cassette de los Erasure en el Torino azul.



¿Vieron cómo el tipo chapotea en el agua? ¡Así hay que ir a trabar las pelotas! Esto te llena el corazón de energía y actitud positiva.

Y viendo el video notamos dos cosas. En un momento -que pasa como un flash-, el video muestra una camiseta del Club Santa Rosa, de espaldas, con un número raro. ¿Cuál es ese número? También a lo largo de la letra se nombra una sola vez a un jugador de la Liga Cultural ¿Quién es ese jugador?

Si te das cuentas de las dos cosas antes del sábado, poné un comentario con tu mail y Milton te regala una camiseta nueva del club para llevar el domingo a la cancha. No hay ayudas, y ambas respuestas tienen que ser exactas.

Abrazos y nos vemos en el Mateo! Vamos a ganar! aú, au, aú!

05 noviembre 2010

Gente desconfiada

Si no le creen a Papá de Milton, lean esta nota, en la parte en que el periodista le pregunta: "Y Kirchner en qué posición jugaba?.

27 octubre 2010

Capítulo 5p: "Vista Previa"

La semana pasada, Milton y Papá de Milton estaban en Jujuy. Le metimos pata pero no pudo ser: cuando estábamos llegando a la Terminal de Santa Rosa ya eran las cuatro de la tarde del Domingo.

Así que sabemos poco del partido. Escuchamos el flash por la 90.1 y vimos lo grosso que es nuestro amigo Seba Borthiry relatando. Un capo total, laburando en carne viva. Le mandamos de acá un abrazo ENORME.

--

Ah, cierto, el partido. Una vista previa de lo que pudo ser, según nos cuentan.

Cosas a favor: Santa Rosa jugó bien, armó un esquema más normal que debiera durar hasta el final del campeonato (4 en el fondo), Wagner hizo un gol. Wagner puede llegar a jugar bien, pero eso no es tanto lo que nos importa, sino que puede hacer que todo el resto del equipo sea más peligroso.

Cosas en contra: se sigue jugando como en piloto automático. Igual, si entraba esa del Coqui, nos dijo Tío Pumba que estuvo ahí, era dos a uno y después enseguida tres a uno. Bueno, no se si fue así, o es el exitismo típico de Tío Pumba.

---

Sin despeinarse, con un par de buenas noticias en la semana (lo de las lesiones de Pablo y Pepe), Santa Rosa ha clasificado sin traumas a cuartos de final del Provincial una fecha antes y eso no es poca cosa.

El Domingo igual vamos a Vértiz, queremos ver qué pasa, tal vez sea un partido más importante de lo que parece. Hay que llegar bien pisado al tramo de idas y vueltas del Campeonato Provincial. Seis partidos a plata o mierda.

---

Mientras escribimos esto nos enteramos que ha muerto Néstor Kirchner.

Uy, ustedes no lo van a poder creer, pero Kirchner jugaba un picado en una canchita de la quinta de Olivos todos los viernes. Fútbol 8.

Una vuelta Papá de Milton estaba en Buenos Aires y fue a atender a la perra de la presidenta. No me refiero a Cristina, no, es una perra que le regaló Felipe Solá a Kirchner en el 2007. Esto pasó el año pasado. Total que justo era viernes, Papá de Milton estaba con zapatillas, y Kirchner lo invitó a jugar el partido porque faltaba uno, Randazzo que siempre iba.

Jugaron juntos, el equipo formaba 2 - 3 - 2, y Kirchner y Papá de Milton fueron los defensores. Papá de Milton dice que Kirchner jugaba horrible pero se recompenetraba. Te insultaba, protestaba, animaba al equipo, te cargaba cuando de pedo le salía bien un pase o una gambeta, gritaba los goles, dice que le erraba a la pelota pero que se corría todo. Que te pasa, Fulano, estás nervioso, le decía a todos los rivales. Quedaba colorado como huevo recién rascado.

Empezaron perdiendo 3 a 1, pero le pusieron pilas y terminaron ganando 6 a 5. El último gol fue un centro que Papá de Milton tiró y se clavó en el ángulo. Al final del partido Kirchner lo abrazó, y Papá de Milton le contó de Santa Rosa y de que habíamos ascendido hace poco. Kirchner le pego un chirlo en la espalda, y le dijo que la próxima vez que viniera le llevara una camiseta.

Qué raro que es todo.

Abrazos.


***

U de Vértiz 1 - Santa Rosa 1

El albo formó con Bruno Michelena, Mauro Stork, Diego Calvente, Lucas Francia y Fabricio Pérez; Gastón Lezcano, Diego Metz y Gabriel Sayago; Coqui Susvielles; Federico Wagner y Ariel Abrigo. En el ST ingresó Walter Nicollier. El partido se jugó en el Estadio Municipal de Vértiz. La temperatura era de 25 grados. Allí había 165 hinchas del local y 73 hinchas de Santa Rosa. Nuestra reserva ganó 2 a 1 y se clasificó para las finales.

18 octubre 2010

Capítulo 4P: "Archivo. Editar".

Triste, muy triste por la lesión de Pepe Díaz, el autor del primer gol en el histórico 5 sep, Tío Pumba se cruza con Pablo Alanís y debate sobre el partido, antes del partido. Tío le dice que vamos a perder. Que ya estamos repodridos de jugar con Darregueira y que jugamos tantas veces tan seguido que algún día nos van a ganar. Que tiene miedo. Pablo le dice que no sea mufa y le garantiza que vamos a ganar fácil.


...

El gol: Coqui Susvielles a los 13 PT, después de que nos erráramos dos pelotas pateando desde el área chica, que ganáramos un tiro libre que pateó Coqui que el arquero "Gustavo" tiró al corner. De ahí una pelota bien mandada, cabezazo cruzado en el primer palo, inatajable. Se festeja como de compromiso. Capaz, en eso se nota que el equipo no está viviendo el Provincial como lo que es: la Champions League del fútbol local.


...

Sigue jugando raro Santa Rosa. Por momentos pisa bien, por momentos pierde el paso, se marea se le va la sintonía. Jugando así: quince minutos biónicos, veinte de paja, diez de tome y traiga.

Ayer fuimos con tres amigos, más Tío Pumba, Papi y yo: seis. Los seis dimos a una figura distinta. La figura para Milton fue Gaby Sayago (le pusimos un GPS en los botines y le dio que corrió 26 kilómetros), para Papá de Milton Gastón Lezcano, para Tío Pumba Lucas Francia. Bob el constructor dijo que el mejor había sido Coqui. Macaya Márquez dijo que el mejor fue López Andulcín, aunque le explicamos que no, que tenía que ser uno nuestro. El hincha loco de Santa Rosa, que es arquero como todos los locos, hizo notar que Michelena resolvió bien tres o cuatro pelotas difíciles.

Después del partido nos quedamos haciendo cuentas uno por uno, y nos queda la sensación de que todos anduvieron más o menos bien. Que Santa Rosa debería ser un equipo temible, pero le cuesta mantener la agresividad, resolver los partidos, lucir impenetrable.

Y después está el enigma Wagner. Bancamos a Cacique: un jugador eléctrico, frontal, decidido. Rompepartidos. Irregular pero una molestia para cualquiera que lo tenga de rival. Cada campeonato trae una nueva apuesta. La del 09 fue Jesús Andrágñez. La del Torneo Sur, Ariel Abrigo. La del Mayor, Pepe Díaz. La del Mundial, Angelito Di María: bueno, no siempre sale bien, che. Esta vez es Wagner: apostamos por él.

Creemos que Santa Rosa tiene, de hecho, cinco jugadores muy problemáticos para el contrario, que es casi imposible que a ninguno de los cinco se le ilumine la lamparita en algún partido.

De manera tal que el lío va a ser el tema del aguante, no el tema del ataque. Jugar con tres en el fondo es todo un tema. Para eso Francia, que es un laburante, va a tener que acostumbrarse a jugar de cinco y medio (y tener a alguien que sepa hacer eso por las dudas: ponele, un Mario Epinal).

...

Misión para el domingo que viene: ganar, golear y clasificar. Santa Rosa tiene que pasar a cuartos llevándose el grupo por delante, no pidiendo permiso.

Abrazos.

----


Santa Rosa 1 - Club Darregueira 0

El albo formó con Bruno Michelena, Mauro Stork, Diego Calvente y Fabricio Pérez; Gastón Lezcano, Lucas Francia, Diego Metz y Gabriel Sayago; Coqui Susvielles; Federico Wagner y Ariel Abrigo. En el ST ingresó Ángel González. El partido se jugó en el Estadio "Mateo Calderón". La temperatura era de 18 grados. Allí había 50 hinchas del visitante y 302 hinchas de Santa Rosa. Lo Arbitró Mariano Medina siga siga. Nuestra reserva ganó 3 a 0.

12 octubre 2010

Capítulo 3P: "Archivo. Guardar como".

Entrando a la cancha, Papá de Milton charla con Sabino Agüero y le dice: "Mirá, hoy vamos a ver cuatro, cinco, o seis goles". Sabino dice que espera que ganemos, nada más.

---

Entonces: lo que estamos viendo, sobre todo en estos dos partidos de local, es un trabajo en borrador de un equipo que se está acomodando a jugar de otro modo.

--

Santa Rosa jugó bien irregular: bien y regular. Hay un circuito de juego en construcción. Wagner nos devuelve el enganche que habíamos perdido con la nueva función que se inventó Gaby Sayago al empezar a jugar de Sabino Agüero, cosa que entre pitos y flautas hace veinte partidos que está haciendo y se le nota.

Hay sacrificio y convicción: ejemplazo en la jugada en que Pablo Alanís se lesiona, salen dos de Matienzo arando con el arco libre, y el que los corre para cerrar es ¡Walter Nicollier! Abrigo y Gaby Sayago también habían hecho antes lo mismo, quedando en posición de zagueros.

---

Vimos que Matienzo es un buen equipo al que tal vez le falta un par de buenos delanteros. Un poco insólito que en este contexto no hayan puesto a Heber Casanova ni de suplente. Suponemos que es claramente el equipo con más potencial de la zona A.

El Provincial es, en el videojuego, una pantalla más difícil que la del Mayor. En el Mayor habia un equipo de juego equivalente que era All Boys. Ganandole, ganabas el torneo. Se le ganó de la única forma que se le podía ganar. En el Provincial hay siete u ocho equipos parecidos. Hay que conocer y mantener el recuerdo de la forma vieja, y tener una alternativa distinta, que es lo que se está haciendo.

---

Cuando salimos de la cancha, Milton dice: "Che, redondito el cero a cero. Ni una chance de perderlo, ni una chance de ganarlo". Exagera un poco, pero más o menos fue así.

---

Santa Rosa está buscando su camino. De momento está primera en el grupo, aunque la ventaja es corta. Necesitamos cuatro puntos más para quedar clasificados. Si ganamos el domingo que viene ya casi está. Estaremos ahí.

Abrazos

---

PD: Alguien sabe qué numero salió? Milton tenía el ciento y pico.

--

Santa Rosa 0 - Matienzo de Luiggi 0

El albo formó con Bruno Michelena, Diego Calvente, Pablo Alanís, Lucas Francia y Fabricio Pérez; Eliazer Díaz, Diego Metz y Gabriel Sayago; Cacique Wagner; Gastón Lezcano y Ariel Abrigo. En el ST ingresaron Coqui Susvielles, Mauro Stork y Walter Nicollier. El partido se jugó en el Estadio "Mateo Calderón". La temperatura era de 24 grados. Allí había 50 hinchas del visitante y 325 hinchas de Santa Rosa. Nuestra reserva ganó 3 a 0. Lo arbitró Alejandro Juan, que nos cortó una jugada peligrosísima a favor nuestro por un offside mal cobrado, pero fuera de eso no hay mucho que decirle.

04 octubre 2010

Capitulo 2P: “No volverá a suceder”.

Antes que nada: no podemos tirarle piedras al simpático, viejo, heroico micro de Vertiz. Tio Pumba recuerda haber estado en lugares donde se reunian a patear tachos y romper cosas, y piensa, “tal vez, si yo fuera ahora ellos, seria uno de ellos”. La posibilidad no nos espanta, no vamos a jugar el papel de niño bueno, moralista, pero igual pensamos que es una pavada. Grande, no nos lleva a nada.

----


Vuelta al Mateo, donde dimos la vuelta la última vez. La primera vuelta, aclara Milton. Y la primera vez que Santa Rosa juega un Provincial en el Mateo (habia jugado provinciales, pero en la cancha de All Boys, siempre). Un hecho histórico que pocos advierten, cuando sale el equipo, y un camión de papelitos volando por el aire lo recibe.

--

Santa Rosa jugó muy bien. Lástima que se erraron goles, varios. Pero no volverá a suceder, fueron cosas raras. Erraremos un par de goles por partido, pero nada mas.

Para ponernos en ventaja hubo que recurrir a los cabezazos de Lucas Francia, a pesar de que habíamos hecho mil jugadas bonitas por abajo y de que Vértiz no paso casi la mitad de la cancha.

---

Después estaba Maxi Palacios, un hinchapelotas. Probó cuatro veces, una la mando lejos, una la pego en el travesaño y casi entra, luego los dos golazos, tremendos, el del 2 a 2 y el del 3 a 3. Un rayo, un zapatazo de playstation, cosa rara que pase una vez y más, dos veces en un mismo partido. Y en el empate del final más raro todavía, no fue que lo dejaron patear, había mil piernas adelante, no fue que el mono reaccionó tarde o estaba mal parado. Goles de otro partido. No volverán a suceder.

--

Santa Rosa jugó “bien”, no “muy bien”, me discute Tio Pumba. “Vamos a tener que ver como va todo contra equipos que se muevan más”. Por otro lado, empezamos a discutir tambien sobre Vértiz. Ojo, dice Milton, un equipo que tiene a Lisandro Bal jugando de suplente nunca puede ser malo. Pero estamos de acuerdo en que en Santa Rosa hay memoria emotiva y todo funciona según los planes, salvo esas cosas, que ¿lo dijimos? no volverán a suceder.

--

Milton, caliente como una pipa, putea a Sanchez. Abuelo de Milton, que ha vuelto al Mateo, pero esta en la platea, nos llama al orden. Nos dice por celular mientras se va: “Bueno, Dios compensa, en Darregueira ganamos sin merecer, acá nos empatan de ojete, el saldo es neutro. Y la justicia tambien compensa, en el partido final del Mayor Arias tendría que haber dado cuatro minutos y dio cero, acá Sánchez tendría que haber dado cero y dio cuatro; a todo esto, yo del cagazo que tenía me alegro de que haya sido así, porque estaba aterrorizado de que esto que nos hizo Vértiz nos lo hiciera Darregueira, y de qué nos disfrazábamos”, dice, absorto y tratando de autoconvencerse, camina por el estacionamiento de La Anónima, mientras las piedras vuelan alrededor suyo.

--

Nos queda la vuelta al gol de Pablo Alanís, pateando el penal que genera Gaby Sayago. Otra gran jugada. Un par de goles que nos perdimos para meter el cuatro y resolver el partido, que quedó abierto. Vértiz avisó, tuvieron un tiro libre y pegaron una en el palo. Nosotros pensamos que ahí se había ganado el partido, ya quedaba un minuto. Las pelotas, nunca hay que pensar eso. Ahora lo aprendimos. ¿Lo aprendimos? Si lo aprendimos, no volverá a suceder.

--

Abrazos,


Santa Rosa 3 - U de Vertiz 3

El albo formó con Bruno Michelena, Mario Epinal, Pablo Alanís, Diego Calvente y Fabricio Pérez; Gastón Lezano, Lucas Francia y Gabriel Sayago; Cacique Wagner; Coqui Susvielles y Ariel Abrigo. En el ST ingresaron Eliazer Díaz, Gerardo Ferreyra y Walter Nicollier. El partido se jugó en el Estadio "Mateo Calderón". La temperatura era de 20 grados. Allí había 60 hinchas del visitante y 522 hinchas de Santa Rosa.

28 septiembre 2010

Capítulo 1P. "Volver a empezar"

Durante dos días discutimos si teníamos que empezar una nueva parte, si éste era el capítulo 1 o el capítulo 23. Bueno, quedó claro qué fue lo que decidimos. Un ciclo se cerró.

Santa Rosa, campeón culturalista, queda en paz con la historia.

Ahora va por la gloria.

---

Nos quedan imágnes de Tío Pumba y Papá de Milton en la Cena de los campeones, sacándose fotos con la Copa. Che, está buena la Copa. Nos queda conocer la del Provincial, pero esta está buena en serio, es casi tan linda como la Champions. Hay que motivarse por la estética también.

---

Como un anuncio, Santa Rosa termina y es campeón con Darregueira, y ahora empieza y enfrente también está, saben quien, Club Darregueira. Prometemos que si ganamos el provincial nos volvemos acá a sacar una foto, acá donde empezó todo.

Primer tiempo. Jugamos parecido a lo que se jugó en Abramo. No nos hicieron dos goles de casualidad. Tío Pumba dice su frase célebre: "Los goles que no hacés en el arco de enfrente los pagás en el propio".

---

Segundo tiempo. Comemos galletitas dulces Chips, marca Turimar. Un paquete cada uno nos comemos, de 500 gramos.

Santa Rosa rema en dulce de leche. Y va llevando la pelota adelante, Darregueira se achancha, se juega un poco por abajo pero sin tener espacios abiertos, hay ollazos y pases de más, y de menos. Pero Santa Rosa va a empatar, estamos convencidos.

Lo inevitable sucede con centro de Abrigo y gol de Coqui, una combinación tan conocida como imposible de evitar. Pero van 37 minutos.

Nos lamentamos por un lado: tardamos mucho en empatar, qué cagada. Y por otro lado decimos, che, seamos buenos, el partido va a salir así y el resultado va a ser justo.

Pepe Díaz entra al área, hace el amague de un amague, la pelota le queda a Coqui, patea y es gol. Tomá, mirá vos. "Qué jugadas. Parecen el Diablo Monserrat y el indiecito Solari", dice abuelo de Milton, acostumbrado a hacer comparaciones riverplatenses incomprobables.

Mirá por donde, tan raro, llegamos al mismo resultado de hace dos semanas.

---

Evaluación global del partido. Muchas tuercas que ajustar, pero no queremos apurarnos y decir cuáles. Aparte estan disculpados, es un partido para ir desperezándonos, y el equipo está bien, la prueba es que puede ganar sin merecerlo, casi sin proponérselo.

Bueno, tanto como eso no. Si no no lo hubiéramos gritado.

Abrazos.

---


Darregueira 1 - Santa Rosa 2

---

El partido se jugó en el estadio "El Tunal" de Darregueira. La temperatura era de 16 grados. Allí había 156 hinchas del local visitante y 81 hinchas de Santa Rosa. Nuestra reserva volvió a jugar y también ganó: 7 a 0.


El albo formó con Bruno Michelena, Diego Calvente, Pablo Alanís, Lucas Francia y Fabricio Pérez; Gastón Lezcano, Diego Metz y Gabriel Sayago; Federico Wagner; Coqui Susvielles y Ariel Abrigo. En el ST ingresaron Eliazer Díaz y Gerardo Ferreyra.

23 septiembre 2010

La novela del Campeonato

Esto es así: Título, una frase del post, resultado.

Capítulo 1. Como lo ves, nada cambió. "A los cuatro minutos, el Lezcano de ellos tira desde un ángulo muy cerrado pero hace pim en el palo, y pum afuera. Sabino y Cartucho la pasan mal, All Boys entra enchufadísimo en el medio y nos ganan todas las pelotas. Arriba ni existimos. Cuando van veinte, Papá retoma el pronóstico de Tío Pumba y dice: Okey, quedamos así: si no nos meten un gol en el primer tiempo, capaz les ganamos uno a cero en el segundo". Primer Arielazo en la Spinetto, Santa Rosa 1 - All Boys LTA.

Capítulo 2. Esa luna sigue ahí. "Antes del partido, en un mundo donde todo pasa muy rápido, se impuso el nombre de Mario Montigni a la tribuna popular clásica, la de la calle Ameghino. Con una gran foto donde siempre te estaremos viendo. Sí, todo pasa muy rápido, seamos felices ahora y no renegemos por pavadas". Doblas nos atendió 3 a 0 en el Mateo.

Capítulo 3. El último día fácil. "Milton quiere hacer notar que el puente elevado por el que los jugadores ingresan al Estadio es genial, épico, parecen gladiadores que entran el circo romano". Ganamos 3 a 0 en Winifreda.

Capítulo 4. Equinoccio. "Papá de Milton tiene que prender el termotanque que había apagado para ahorrar durante el verano. Mientras reponemos energía comiendo un cacho de queso que le compramos a los menonitas, nos damos cuenta de que ha comenzado el otoño. Así, el largo verano termina y uno casi ni se dio cuenta de cómo fueron las cosas, sabe que estuvo entretenido, pero piensa que tal vez tendría que haberlo aprovechado mejor. Bueno, igual nunca se sabe, en otoño habrá también días soleados". Empate 2 a 2 con Villa Germinal.

Capítulo 5. Ví algo que me gustó. "En el peor de los escenarios, ante un rival implacable para aprovechar errores, el equipo mostró rebeldía, solidaridad y aplomo. Mereció hacer el tercer gol y tal vez lo hizo, sólo que Chicote no lo vio o no lo quiso ver. Y en el aire estaba la idea de que si Santa Rosa metía el tres, después metía el cuatro y empataba". Ah, sí, Belgrano nos ganó 4 a 2, allá.

Capítulo 6.433/442. "Son las seis y cinco de la tarde. Fefé Suarez va corriendo como loco al área de la calle Ameghino. Si este nos empata de cabeza, dice Tío Pumba, me corto las pelotas con un tramontina". Pero no empató, y Santa Rosa le ganó 2 a 1 a Macacheen.

- Capítulo 7. Las fuerzas del universo. "Santa Rosa ayudó a que las fuerzas del universo actuaran. Condorito empujó la sucesión de los hechos con un cambio raro: se va Epinal, a la cancha Walter Nicollier. Durante unos quince minutos, Santa rosa pone en cancha cinco delanteros. Todo al asador, el único que marca al medio es Lucas Francia". Santa Rosa 2 - All Boys 2.

- Capítulo 8. Mi único héroe en este lío. Tío Pumba maneja el Torino azul, lanzado a velocidad máxima por la lineal y apacible ruta provincial. A 92 kilometros por hora vamos. Pero el Torino está muy bien de suspensión y Milton puede aprovechar para acortar el viaje leyendo. Ha comenzado a leer una historieta que le dio Papá de Milton, El Eternauta. Y empieza por el principio, lee el prólogo de Oesterheld. Y entonces lee: "El héroe verdadero de El Eternauta es el héroe colectivo, un grupo humano. Refleja así mi sentir intimo: el único héroe válido es el héroe en grupo, nunca el héroe individual, el héroe solo". Fue cuando Santa Rosa, de visitante, le ganó a Doblas 3 a 1.

- Capítulo 9. No es un casete de Jorge Corona. "El segundo tiempo por momentos fue aburrido. Aguantátelas, macho, nos decía Tío Pumba, esto es un campeonato de fútbol de primera y no un casete de chistes de Jorge Corona. Si vamos ganando y no nos ponemos en riesgo, está bien para mí". Le ganamos a Winifreda 2 a 0.

- Capítulo 10. Oportunidad, mérito y conveniencia. "La pelota va a Ariel que ahora llega antes que el zaguero. Está de frente al arco y le va pegar cómodo. La pelota entra y se envuelve con la red como un tenedor en el puré. Tío Pumba, que está muy sensible estos días, corre cincuenta metros hasta el lugar donde los jugadores se apiñan culeándose entre ellos al festejar y prorrumpe en llanto. El arco, el lugar y la escena es igual a la del gol que el año pasado nos dio el primer gran empujón hacia el ascenso, aquel partido de Sarmiento 1 – Santa Rosa 2. Papá de Milton ha visto el gol. Abre bien los dos ojos, mira al línea para asegurarse de que vale, y dice “gol”, mientras cierra en un puño la mano izquierda. Nada más. Le preguntamos por qué, y nos contesta: Es un gol injusto, no tendríamos que festejarlo". Pero lo festejamos: Arielazo para ganarle uno a cero a Germinal un partido chivísimo.

- Capítulo 11. Pasar de pantalla. "Un dato de color del partido. En muchos momentos, nos damos cuenta que el volumen de la radio nos queda corto, que aunque lo pongamos al máximo no podemos oír a Seba Borthiry. Nos acordamos de una vez, en la cancha de la Ruta 5, éramos 32 espectadores del Albo, y Papá de Milton decía: estamos sentados en un volcán dormido, ahora hay que tener la antorcha encendida, pero esto en algún momento va a explotar". Empatando con Belgrano en dos, Santa Rosa quedó clasificado para el Mayor.

- Capítulo 12. Entretiempo. "Nuestra reserva ganó cinco a cero y estuvo a minutos de pelear el campeonato, pero Belgrano, la puta madre, ganó agónicamente". PArtido de transición que perdimos tresa a cero.

- Capítulo 13. Waka Waka. "Al llegar acá Milton se encontró con muchas novedades: por primera vez en dos años Condorito no es el DT, hay un kartódromo en nuestra vieja cancha y hay una nueva joggineta del Club que es preciosa y que Milton debe poseer. Milton, recién llegado, deberá preguntar si está o no a la venta". Le ganamos a Doblas 3 a 1, primera fecha del mayor.

Capítulo 14. El día después de mañana. "Bueno, la ola polar se vino con todo en serio. Papá de Milton jura haber patinado con sus rollerse de cuchillas en la superficie congelada del Mateo Calderón el Domingo a la mañana. Tío Pumba sostiene que todos los días serán más fríos que el anterior, hasta que no quede más nadie vivo. Que es el calentamiento global lo que provoca que los fríos se hagan más extremos y que todo terminará en 2012, como lo dice la película y las perdicciones mayas. Esto nos da margen para terminar este campeonato y jugar una temporada más. Después vamos viendo". En Rampla, le ganabamos a Villa Iris 3 a 1. O al revés.

Capítulo 15. Mente en blanco. "Tío Pumba despertará de su sueño un rato después. Cruza las piernas sobre el piso, en posición de loto, mira el fixture del campeonato, ingresa los datos para la tabla en Excel, piensa un rato, medita, hace ohhm. Finalmente dice: No pasa nada. Vamos a ganar, con dificultades, pero vamos a ganar. Hay un montón de amor que nos va a elevar y estamos del lado positivo, luminoso y puro de la fuerza".

Capítulo 16. Hoy hice arroz, lo hice para vos. "En el ping pong flipper que se jugaba al borde del área grande All Boys tuvo como cinco o seis balines, y el último le entro, empujado por Guerra. Papá de Milton, escondido entre los tablones bajo una de esas viejas mantas tucumanas tejidas que sofocan sin abrigar, dice: mierda". Se nos escapó al final, 2 - 2 con All Boys.

Capítulo 17. No alcanzo a ver pero da igual. Vamos en el Torino azul del Tío Pumba y durante todo el camino las hermanas de Milton escuchan los dos discos de The Fame Monster de Lady Gaga. Poker Face es una gran canción, pero Ba ba ba ba da da da es sin duda el himno del momento, lo cantamos incluso en las partes en francés. Tío Pumba tiene un bombo chiquito y como lo lleva en la falda, golpea al momento de empezar el tema, sincronizándose con el ritmo. Y dice: "¿escuchás? es el latido del corazón frente al llamado del destino". Le ganamos 2 a 0 a Darregueira.

Capítulo 18. Gotas del mejor champán, en un vaso medio vacío. "El juego del fútbol presupone la crueldad, la ilusión y la decepción, la adversidad. Participar en él implica sumir la posibilidad de que todo eso existe y que en el mazo están todas las cartas, inclusive las de errar dos penales". "Convicción: saber que si se juegan así, igual o parecido, los próximos tres partidos, Santa Rosa va a salir campeón". Empatamos uno a uno con Doblas.

Capítulo 19. Dos horas antes. "Esto es todo, amigos. Se ganó, que pase el que sigue: faltan tres. Nos vemos en Abramo". Santa Rosa le ganó uno a cero a Rampla Jrs.

Capítulo 20. Una hora antes. "Tal vez nos vino bien que la cosa haya venido tan de culo. Estar tan cerca de enredarnos con un alambre en Abramo nos hizo acordar cuánto nos importaba todo. Todos los nervios que podíamos pasar el dominmgo que viene los gastamos ayer, espero. El que salga a la cancha en la Spinetto va a ser un equipo más templado y más curtido que All Boys, que viene de una apática victoria". Nadie nos va a sacar de la cabeza que el verdadero partido del campeonato fue ese. Abramo 2 - Santa Rosa 3.

Capítulo 21. La hora de la verdad. "Cuando íbamos para la cancha, nos acordábamos de todos los neutrales que nos habían dicho en la semana que All Boys nos cagaba, ganando o empatando. Milton creía que esos pronósticos no tenían en cuenta varias cosas técnicas, pero sobre todo anímicas y de historia, que explican la superioridad de este plantel sobre su rival: nivel de identificación jugadores - camiseta, compromiso equipo - técnico, cohesión de grupo y hambre de campeonatos". Santa Rosa, de visitante, le quita la vuelta de la boca a All Boys ganándole 2 a 0.

Capítulo 22. Los buenos ganan. "A cada rato, Tío Pumba dice ¡la bandera, la bandera!, y baja la bandera, pero es porque quiere que baje el telón de la función. El telón, de 40 metros por 10 metros, nos cubre a todos, ahí sí vemos la vida en blanco y negro. No lo hace de orgulloso, sino porque tiene miedo. No quiere ver el partido, quiere que los colores nos tapen y nos protejan de los lados oscuros de las fuerzas. No nos importa tener una estrella más, ganar un campeonato, gritarle en la cara algo a All Boys, son cosas que sí nos gustan, pero estamos acá por otra razón, porque queremos ver si es cierto que los buenos ganan. Una vez." Ganamos el partido y el campeonato.

Gracias totales. El domingo que viene, la aventura continúa.

17 septiembre 2010

La Cena de los Campeones

Sabado 25/09 - 21hs - Escuela 180

Cena Show - Servicio de Catering "Las Viñas"

Valor de la Tarjeta: $100

Venta de Tarjetas: Las Viñas, Gonzalez Nº754, TE 414900

No faltes . . .

Vamos a ir con Tío Pumba y hacer esta coreo con los jugadores de Santa Rosa e Independiente de Doblas de la canción que es para nosotros el HIMNO del campeonato 2010.




...



16 septiembre 2010

Mas de la libretita de Tío Pumba

...

Una de las cosas que se han dicho del equipo es que tiene un excelente estado físico, que empezamos a trabajar desde el 4 de enero, que tenemos huevos y corazón, que en eso y tal vez por eso superamos a los rivales.

Para que vean cómo es cierto, miren esto.


A lo largo del campeonato, (22 partidos) en los primeros tiempos hicimos en total 17 goles y nos hicieron 15.

Pero en los segundos tiempos, cuando las piernas se cansan, nos fue mucho mejor: hicimos 22 goles y nos hicieron nada más que 10.

El chiste está ahí: el equipo se banca mantener la intensidad, juega siempre al mismo ritmo, y eso se nota en los segundos tiempos.

Así que a seguir entrenando ahora. La aventura continúa.

Abrazos

13 septiembre 2010

Capítulo 22: "Los buenos ganan"

Toda la semana nos sentimos raro. A cada minuto estábamos despedazados entre digerir el festejo de All Boys, un chicle que queríamos tener para siempre en la boca, que cada vez era más rico, pero también teníamos que resetear la compu para la última fecha.

Ojo, había que ganarle a Darregueira. Cada vez que encontrábamos a un jugador, pensábamos, uy, si se lo decimos, van a pensar qué mala onda. Entonces no se lo decíamos. Pero lo pensábamos: Darregueira no es menos que Unión y Amistad, y esa vez no pudimos, se acuerdan?

Incluso, más, fíjense, si quieren les pongo mil ejemplos. Preguntale a Lavolpe: Boca tenía que empatar con Belgrano descendido en la Bombonera, y perdió. Desmoralizado, luego Estudiantes le termina dando vuelta el partido. Todos nos ponemos un poco pesados con el tema hasta que Mamá de Milton lo reta a Papá de Milton y Tía Irina hace lo mismo con Tío Pumba. Entonces nos pasamos mirando el Bailando, Tío Pumba está de acuerdo con Fort con que el árabe no se baila con tacos. Pero mientras dice eso, todas sabemos que está pensando, por dentro: "ojalá le ganemos a Darregueira".


----

El albo es la vida en blanco y negro, la vida es multicolor cuando sale el albo y el cielo baja a darnos un beso en forma de nubes de magia y calor. Se saca la foto para el álbum, para la historia, pero la historia hay que escribirla, con letra firme, prolija, o con la que salga.

----

Pero sale bien, no hay que borrar y volver a escribir. Santa Rosa entra al partido, pega cuatro gritos, y el partido se le acerca como un perrito que vuelve para la casa.

A los dos minutos centro de Pablo, Francia, clank al palo, Lezcano cabecea y la pelota entra en cámara lenta, por primera vez.

A los veintidós minutos centro de Pablo, Coqui la va a buscar al fondo y la trae al pie, la mete al medio, donde Fabri Pérez está solísimo y le queda una pelota tranquila, que entra en cámara lenta, por segunda vez.

Santa Rosa se perdió muchos goles, debió ganar 4 a 0, entre lo que nos comimos y alguna que atajó el "12" de Darregueira. El gol de ellos fue un accidente de tránsito en el área, un cabezazo de Pablo Alanís que, ups, sale para atrás y otra vez también, entra en cámara lenta en el mismo arco de la Ameghino.

---

A cada rato, Tío Pumba dice ¡la bandera, la bandera!, y baja la bandera, pero es porque quiere que baje el telón de la función. El telón, de 40 metros por 10 metros, nos cubre a todos, ahí sí vemos la vida en blanco y negro. No lo hace de orgulloso, sino porque tiene miedo. No quiere ver el partido, quiere que los colores nos tapen y nos protejan de los lados oscuros de las fuerzas. No nos importa tener una estrella más, ganar un campeonato, gritarle en la cara algo a All Boys, son cosas que sí nos gustan, pero estamos acá por otra razón, porque queremos ver si es cierto que los buenos ganan. Una vez.

---

Milton piensa, uy, estamos desenfocados, fijate que hasta cambiamos la camiseta dando por hecho que hay vuelta al final. Y cambios testimoniales. Pero simbólicos, con apellidos gruesos: Urigüen, Cambur, Nicollier. Fueron, también, una forma de invocar el pasado del club. Un Nicollier tenía que estar.

Pero entonces volvemos a ese partido que hay ahí abajo. Mirá si estos tiran una pelota al área y le pega en el brazo a alguien, protestamos, nos quedamos con uno menos, no tenemos margen. Por un momento pensamos en la humillación que sería no ganar esto que está tan ahí, que se te caiga el chorizo de la boca y se llene de tierra, pensamos eso, y decimos


- ¡bajá la bandera! bajá la bandera!

Porque no queremos ver. Faltan dos minutos para las seis de la tarde cuando empezamos a putearlo a Arias para que lo termine, pero ya tenemos la boca seca de tragar saliva. No sé si fuimos nosotros, `pero alrededor nuestro, la gente se divide en los que cantan y bailan y los que estan medio julepeados. Qué alguien haga algo, dice Milton.

En diferente actitud, abuelo de Milton se cierra el saco, se trepa al alambrado y le grita a Paulo Arias "Terminalo, granuja!".

Su voz tranquila y débil penetra en la cancha justo con un Mateo que ha hecho silencio inesperadamente.

A Paulo Arias le han dicho de todo en su carrera, pero cuando oye "granuja" queda descolocado. Es consciente de que en este partido no hay un campeonato, hay un problema moral.

Por un momento, mira el piso, mientras la pelota vuela por encima de su cabeza. Levanta la cabeza, ve el cielo, se lleva el pito a la boca. Arias toma aire por la naríz, infla los pulmones, hincha los cachetes, le da la espalda al balón. Abre los dos brazos en forma de Y griega. Gira 90 grados, en cámara lenta. El cielo muestra un rayito de luz que pega en la bandera de Mario Montigni.

Arias junta las piernas y ya señala el centro de la cancha.

Todos soplamos, y el también. Desinfla los cachetes y el tiempo está tan detenido que la velocidad de la luz le gana a la velocidad del sonido, pasa como una hora hasta que escuchamos

el primer pitido,

el segundo pitido,

el tercer pitido, largo, melodioso, picante, celestial, eterno


que todavía nos zumba en el oído.

Todos saltamos para festejar y nos abrazamos. No es por nosotros.

Es por el mundo, acá, un lugar y un tiempo, donde los buenos ganan.



------

Miren bien esto, acuérdense. We are the chanchos, we are the chanchos. Porque cuando pasen veinte años, nos vamos a seguir acordando. Esto es para nosotros, decimos mientras hacemos el baile de la iguana en el círculo central. Y le damos un beso a Mamá de Gaby, un abrazo a Sabino Agüero, llevamos en andas a abuelo de Milton y hacemos otra vez el baile de la iguana al lado del monumento a San Martín.

-------

Nos quedan el análisis del partido por partido del campeonato, que va a escribir Papá de Milton, y el análisis técnico con estadísticas que sacamos de la libretita de Tío Pumba. Esta es la ficha del partido de ayer.


-------

Santa Rosa 2 - Darregueira 1

El albo formó con Bruno Michelena, Diego Calvente, Pablo Alanís, Miguel Quiruleff y Fabricio Pérez; Eliazer Días, Lucas Francia y Gabriel Sayago; Gastón Lezcano, Coqui Susvielles y Ariel Abrigo. En el ST ingresaron Mauricio Rambur, Walter Nicollier y Vaca Urigüenz. El partido se jugó en el Estadio "Mateo Calderón". El juez fue Paulo Airas, que demostro como se puede arbitrar un partido sin sacar ni una amarilla. La temperatura era de 16 grados. Allí había 16 hinchas del visitante y 1318 hinchas de Santa Rosa que dieron la vuelta olímpica,

siguieron por la Ameghino,

izaron la bandera en el mástil de la municipalidad,

fueron hasta la fuente de casa de gobierno,

volvieron al club

y todavía están todos dando vueltas como un trompo.

------

Hoy más que nunca, abrazos.

De la libretita de Tío Pumba

....

Treinta fueron los jugadores que en algún momento entraron a la cancha, en los veintidós partidos del campeonato.






Jugadores muy importantes, NO OLVIDAR!

Marcelo Costantino, Fer González, Cartucho Maidana y Martín Montigni, nuestro amigo Oscarcito Bravo, Tachuela García y Ezequiél Andrés, en fin, todo ellos, y,

por supuesto,

el gran Sabino Agüero!

Salud campeones!

Fotolog





06 septiembre 2010

Capítulo 21: "La hora de la verdad"

Una hora antes para el Torino Azul frente a casa. Pasa a buscarnos Tío Pumba, que para mantener la cábala del primer partido (Capítulo 1, 28 de febrero, "como lo ves, nada cambió", ¿se acuerdan?), va a ir a la cancha con traje y corbata de casamiento. Le preguntamos a Abuelo de Milton si quiere ir, o no. Abuelo de Milton pregunta con quién jugamos. Con All Boys, le decimos. Ah no, pero le van a ganar muy fácil, dice. Jodido era contra Abramo.

Nos juntamos entonces Papá de Milton, Milton y Tío Pumba, y hacemos un ritual, abrazados, decimos: haber llegado acá ya es un logro, es el lugar donde teníamos que estar, y pase lo que pase hoy nos vamos a ir muy contentos.

Mientras tanto, Tía Irina y Mamá de Milton preguntan quién es el capitán. Luego buscan el celu de Pablo Alanís y le mandan un mensaje para amenazarlo: "Más vale que ganen, porque si no los tenemos que aguantar a estos pelotudos deprimidos toda la semana".


***

A pesar del pronóstico de Abuelo de Milton, la primera mitad del primer tiempo nos pasearon un poquito. Ayer, acordánonos del asunto, Papá de Milton le decía a Milton que no fue para tanto. Eran marcas que se perdían por medio metro, no dos tipos que quedaban solos frente al arquero. Y marcas que se perdían con el defensor siempre quedando del lado de adentro, con lo que el tipo que agarraba la pelota tenía cerrada la línea de pase al medio. Bueno, ahí Papá de Milton hace un dibujo para demostrarme que sí, nos pudimos comer perfectamente algún gol en esa parte, pero que no era una calamidad como la del primer tiempo en Abramo donde todo el tiempo nos llegaba uno al área con pelota dominada.

En la segunda mitad del primer tiempo Santa Rosa demostró que yendo para adelante era otra historia, tenía alguna rotación y todos querían jugar, no sacarse la pelota de encima.

Muy bien Susvielles aguantando y saliendo, pero sobre todo, impresionante Abrigo, tremendo hincha pelotas para joder desde la salida y después muy enchufado para abrirse juego. Hubo un goúuu cuando Lucas Francia hizo una chilena de capoeira con la que casi se desnuca pero Bartel la tapó bien. Eso, y un tiro de Ariel por encima del travesaño.

Al final, All Boys consiguió su misión y se fue a los vestuarios siendo casi campeón.

***

Una forma corta de explicar lo que sigue es la siguiente: All Boys no se presentó a jugar el segundo tiempo.

***

Cuando íbamos para la cancha, nos acordábamos de todos los neutrales que nos habían dicho en la semana que All Boys nos cagaba, ganando o empatando. Milton creía que esos pronósticos no tenían en cuenta varias cosas técnicas, pero sobre todo anímicas y de historia, que explican la superioridad de este plantel sobre su rival: nivel de identificación jugadores - camiseta, compromiso equipo - técnico, cohesión de grupo y hambre de campeonatos.

Dos cosas muy importantes parecían malas y terminaron siendo buenas.

Primera, Santa Rosa, al venir de atrás, no tenía otra que ganar, no se podía confundir especulando. Mientras que All Boys, inconscientemente, y algo de eso se dijo en el vestuario auriazul, cuando vio que no podía meterla enseguida pensó que podía laburarlo desde el empate, ("que lo ganen ellos"), apostó a esperar que Santa Rosa se desespere, y en ese momento empezó a perderlo en la cabeza porque se achanchó.

La otra también es una desgracia con suerte. Desde que llegó Sauro All Boys tuvo la mala suerte de resolver muy fácil todos los partidos. Fue un paseíto al trote, con mucho de amistoso, sin nudos en la garganta ni tener que remar en partidos intensos.

En cambio, Santa Rosa llegó sufriendo. Mucho. No pudiéndole ganar a Abramo acá, empatando en Doblas después de errar dos penales, ganándole con angustia a Abramo allá después de ir perdiendo dos veces. Pero lo bueno de eso es que el equipo llega al clásico con la cabeza acostumbrada a partidos duros, lo que lo ayudó a no desesperarse cuando las cosas le salían mal.

Al revés, All Boys se desenfocó demasiado después de recibir el primer gol y se abrumó cuando le metieron el segundo. No se dio cuenta que con un solo gol que nos metiera, de cualquier modo, nos hubiera puesto en serios problemas.

***

Durante todo el primer tiempo Abrigo probó diez centros en distintas distancias, hasta que a los tres minutos del segundo tiempo encuentra, en el rebote de un corner que el mísmo había pateado,

la medida del centro perfecto.

La pelota, en el aire, piensa: ¿Calle o Pepe?

Y es Pepe, jugador de discreto primer tiempo, que encima casi es cambiado por un golpe feo a los 40, el que la mete a los 3. Ese gol nos pareció igualito al mismo que hizo Pepe en Abramo. Sauro no estudió los videos (?).

***

Santa Rosa empezó a tomar muy bien las marcas. Guerra, Lucero y Baldissoni quedaron desconectados de la línea telefónica, se mandaban SMS para ver dónde estaban. All Boys intentó por el lado derecho pero avanzando a los tumbos. Y no tenía respuesta desde el banco.

Pero el partido estaba tenso. Si no hacíamos un gol, si lo dejábamos vivir, nos iba a pasar lo de la primera rueda en el Mateo. Tío Pumba decía: si esto queda uno a cero, yo faltando cinco minutos me voy, no quiero ver el final.

***

A las cinco y cuarenta y dos de la tarde, vemos a Ariel Abrigo corriendo una pelota perdida cerca de Lucas Francia. No llega, llega tarde, pero por poquito. Se cae, se levanta, mira dónde sigue el juego, ve que Lucas al final recupera la pelota mil de la tarde y pasamos la mitad de la cancha, Ariel abre los ojos y va otra vez para adelante como si recién saliera del túnel.

A las cinco y cuarenta y tres de la tarde, esa jugada ha pasado por Coqui y está por terminarse, pero Gabriel Sayago sale corriendo al corazón del área, a buscar una pelota a la que sabe que no va a llegar.

Pero la pellizca, queda viva. Bartel y Vasallo lo apuran, pero se frenan un poco porque le tienen miedo al penal, luego lo cierran, pero ya es tarde, Gaby ha sacado la pelota para el costado.

Ahí justo ha llegado Ariel Abrigo, tiene un par de tipos adelante, pero no se abatata, le pega al arco y va justita, pega en el costado de la red, ahí fue capaz el gol del campeonato.

***

Lo más peligroso que generó All Boys en el segundo tiempo fue un tiro al pecho del Mono que lo atajó sin dar rebote, y un cabezazo que pasó cerquísima cuando iban siete minutos de los ocho que adicionó Sánchez.

A las seis de la tarde, Toto Cuevas lo llama a Flecha Leones a ver si quería que les diera una charla motivadora, pero parece que no lo atendieron.

***

Al final, All Boys, vos sos más fácil que Abramo.

Abrazos.

+++++++++

Milton, cautivado y emocionado por el espectáculo de la hinchada, no se pone contento con líos pelotudos. No nos vamos a pelear por banderas, parecemos nenes que se roban la sorpresa del cumpleaños. No usemos al club como pretexto para hacernos los guachos, el club es mucho más que eso y ustedes lo saben, porque existió sin ustedes y va a existir cuando todos nosotros no estemos acá.

Esto es fútbol, no quién corre a quién, una gilada porteña que te meten por la tele para hacerse ver, y que sos muy bobo si te la creés.

Miren qué joda si no se podía terminar el partido, cómo la hubiéramos cagado.

Es todo lo que diremos al respecto.

Por otro lado, otra vez: a Milton le emociona haber estado ahí, ganarle en su cancha donde pensaban dar la vuelta. Nos vamos a acordar por mucho tiempo de esto.

Muchos de ellos han pasado por mil batallas y cien derrotas: Pablo, Mario, Fabricio. Hoy los que estuvimos con ellos toda la década vemos cómo Santa Rosa se queda con el partido más importante que va a jugar toda esta generación de jugadores.

Anoten la fecha: 5 de septiembre. Copien y peguen la ficha del partido que ponemos abajo.

+


All Boys 0 – Santa Rosa 2

El albo formó con Bruno Michelena, Fabricio Pérez, Pablo Alanís, Diego Calvente y Mario Ibanbargoitía; Eliazer Días, Lucas Francia y Gabriel Sayago; Gastón Lezcano, Coqui Susvielles y Ariel Abrigo. En el ST ingresaron Mauricio Rambur, Néstor Pacheco y Ángel González. Los goles los hicieron Pepe Díaz a los 3 ST y Ariel Abrigo a los 30 ST. El partido se jugó en el Estadio "El Soretódromo" de la Avenida Spinetto, cuyo piso va a estar bien en seis o siete meses, pero que ayer era un espanto y, posta, seguía teniendo olor a abono. Javier Sánchez lo arbitró sin que le pudiéramos contarle ni un solo error. La temperatura era de 23 grados. Allí había 911 hinchas del local y 896 hinchas de Santa Rosa.

***

05 septiembre 2010

el momento exacto en que Santa Rosa empezó a ganar el partido

La crónica del partido la hacemos mañana porque estamos muy cansados hoy. Mañana van a ver en el diario y en el face un montón de fotos de trapos, goles, formaciones y festejos, qué alegría.

Pero nosotros nos queremos postear esta foto, que muestra el momento exacto en que Santa Rosa empezó a ganar el partido de ayer.

Fue tomada el lunes cuatro de enero a las dos de la tarde. Salíamos corriendo desde el club por la calle del Colegio Provincia hasta la laguna. El calor te quemaba las pestañas.

Decíamos entonces:

Mientras la temperatura llega a su máximo de 33.5º C, Santa Rosa empieza a correr hacia el campeonato 2010 de la Liga Cultural.


El camino más largo empieza siempre con el primer paso


...


Hoy más que nunca, abrazos.

02 septiembre 2010

Spinetto: estado de la situación

Bueno, les cuento cortito y al pie. Hoy a las siete de la mañana fuimos al Ramón Turnes con Tío Pumba y pateamos unos tiros.


Impresiones

- Que se porfíen en jugar ahí demuestra la desesperación que tienen por no jugar en el Mateo.

- Se nota que le pusieron abono, hay tremendo olor a mierda.

- El suelo es medio harinoso, se hunde el pie. El piso no está firme.


Consecuencias

- Cuando pica, la pelota pica poco, hay que esperarla un poquito más abajo de lo normal. Esto es bueno para pases largos.

- Cuando la tirás por abajo corre un poco menos que lo que hace en canchas de tierra dura como la de Sarmiento. Esto hace que no tengas que dar ninguna pelota larga por perdida, porque la misma tierra la puede parar. Esto es importante para tener en cuenta tanto si sos defensor como si sos atacante.

- Cuando vas a patear un tiro libre, conviene apisonar un poco la parte de la pelota y un poco más atrás, para no entrarle muy abajo.

- Como te hundís un poquito en cada paso, el partido va a ser terrible cómo quita piernas. Es como jugar con césped alto, pero peor. Los últimos veinte minutos nadie va a poder levantar las patas. Eso es bueno porque nosotros tenemos mejor estado físico y más huevos.


Esto es lo que vimos nosotros hoy, no sé como estará el domingo.

Abrazos,

30 agosto 2010

Capítulo 20: "Una hora antes"

Una hora antes del partido, mientras pasamos por Padre Buodo, Tío Pumba y Papá de Milton hablan de la película “El Origen”. Papá de Milton está recaliente, quiere que le devuelvan la entrada, dice que es un quilombo, no se entiende nada. Tío Pumba dice: bueno, el tipo sueña que sueña, es más o menos eso.

-----

Durante el primer tiempo el albo jugó muy mal casi todo el partido, salvo diez minutos. Los diez minutos esos que van del 6 al 16, desde que nos hicieron el gol hasta que empató Eliazer Díaz de cabeza. El resto fue medio calamitoso, para que vamos a mentir. Abramo superaba a cada rato nuestra línea de fondo y nosotros no podíamos pasar la mitad de cancha. Hubo tres pelotas mano a mano que el mono tapó, antes y después del gol de Penal que metió Caliba. Poquísima posesión de pelota y una porfiada costumbre de tirar pases altos y largos estropeaban todos nuestros avances, cuando los teníamos. Terminamos pidiendo que por favor terminara el primer tiempo antes de que las cosas empeoraran.

+

En el entretiempo, tragamos saliva. Nos miramos a los ojos, vemos la cancha, vemos el equipo nuestro que sale primero y suspiramos. Bueno, el campeonato está ahí enfrente y la puerta se está cerrando. ¿Vamos a entrar o no? Empieza el segundo tiempo. A remar en dulce de leche.

+

Ningún resultado que no fuera ganar servía. Eso hizo que todo fuera muy complicado, y estábamos sin margen de error, porque si Abramo metía tres no íbamos a meter cuatro. Ligero alivio con el golcito de cabeza de Gastón Lezcano a los seis minutos. Luego de eso el albo mejora el juego. Con más toque, pero igual todo es complicado. Jugar por abajo no es fácil porque esto no es Wimbledon, es Roland Garros. La cancha no es césped, es polvo de ladrillo. Si vas corriendo y la pisás, ahí nomás quedás cubierto por una nube de polvo que te quita panorama para la gambeta o el pase que sigue.

Tal vez por el polvo, o porque nos pusimos nerviosos y nos nublamos nosotros, no sabemos nada del tercer gol. Lo que vimos era una contra de cinco nuestros contra dos de ellos, la pelota que va por derecha y hacemos fuerza para que nadie quede en offside y el pase pueda ir al pie limpito. Luego un flash, la chica del biquini azul. Lo próximo que recordamos, todos abrazando a Gastón. No sabemos qué paso, posta.

Iban 32 y el partido se sufrió hasta el final porque hubo cerca del Mono un par de zapatazos y cabezazos que no fueron al arco, pero nos asustaron hasta el trauma.

Se notó que había una nube negra que pasó de largo, todos solamos un poco para que se fuera.

El final, abrazos y mucho alivio. Tres minutos para cantar bien fuerte y aliviarse (qué hijaputez hubiera sido perder, qué largo el viaje de vuelta), toda una semana para prepara la bocha para los partidos del domingo que viene.

Tal vez nos vino bien que la cosa haya venido tan de culo. Estar tan cerca de enredarnos con un alambre en Abramo nos hizo acordar cuánto nos importaba todo. Todos los nervios que podíamos pasar el dominmgo que viene los gastamos ayer, espero. El que salga a la cancha en la Spinetto va a ser un equipo más templado y más curtido que All Boys, que viene de una apática victoria.


+

El año pasado, ascender era un sueño. En febrero de este año, llegar al mayor era un sueño. El domingo que viene no necesitamos más que ganar por cualquier resultado frente a un rival accesible.


Abrazos.


+

Abramo 2 – Santa Rosa 3

El albo formó con Bruno Michelena, Pablo Alanís, Fabricio Pérez , Miguel Quiruleff y Mario Ibanbargoitía; Eliazer Días, Néstor Pacheco y Gabriel Sayago; Gastón Lezcano, Coqui Susvielles y Ariel Abrigo. En el ST ingresaron Mauricio Rambur, Ángel González y Diego Calvente. El partido se jugó en el estadio “El polvazo” de Abramo, pueblo muy lindo y hispotalarios. Allí había 109 hinchas del local y 96 o 97 de Santa Rosa. La temperatura era de 17 grados. El bahiense que lo arbitró se nota que técnicamente es bueno, sigue las jugadas más o menos de cerca, pero ante la duda te cobra siempre a favor del local.

+

Los partidos del domingo que viene

Son muchos. El primero es el partido de la semana, que es el de trabajar en la previa sin darse manija, sin pasarse de rosca. Y después, el domingo, mil partidos que hay que ganar.

El partido de la presión, para no dejarles jugada limpia nunca.

El partido de la atención, no perderse ningún detalle ni dar ventajas.

El partido de la calma, para jugar siempre confiado y con la cabeza fría.

El partido de la creación, evitar el abatate y asumir riesgos, jugársela picando, gambetando, pegándole al arco.

El partido de la hinchada: por supuesto, estar ahí y reventar la cancha.

Después el resultado podrá ser cualquier cosa, pero si nos jugamos todos esos pequeños partidos, Santa Rosa va a salir campeón.

Un sueño dentro de un sueño.

23 agosto 2010

Capítulo 19: "Dos horas antes"

Dos horas antes del partido, Milton se revuelca en el pasto de la calle Civit y Papá de Milton y Tío Pumba lo pelotean. Mil pelotas le tiran, de mil maneras, y no pueden hacerle un gol.

---

El partido fue lo que fue: juego de baja intensidad pero muy desparramado, casi todo nuestro, con llegadas a cada rato, medio despoblado. Ninguna cosa demasiado lamentable en definiciones como para crucificar a nadie, pero un monton de idas cerca, pelotas en palo, atajadas sin rebote de Carobissoni.

---

Santa Rosa jugó bien frente a un rival inferior, no del todo motivado. Se corrieron riesgos: una en el primer tiempo que tapó el Mono con mano firme y bien parado, una al final que Tío Pumba dice que no pasó taaan cerca pero que Milton de verdad no sabe porque prefirió no mirar, corrió la cabeza para otro lado. Cosas que pasan.


---

En el segundo tiempo, con Ángel González y Coqui en cancha, el albo tuvo su mejor versión. Ellos armaron la jugada para que cayera en los pies de Ariel Abrigo, que se escurrió entre los centrales para pararla en el lugar, quebró la cintura, la corrió a la pierna derecha y la estiró para meter el gol, que no fue festejado con grito de gol sino con un unánime por fin, la puta madre.

La mejor versión del albo tuvo, digámoslo, riesgos posicionales, dejándonos prácticamente con tres atrás. El desafió a futuro es armar junto con el circuito de juego que más o menos tenemos, un circuito de recuperación y aguante que vamos a necesitar.

---

Al volver vemos a Tía Irina, esposa de Tío Pumba, preocupada porque otro primito de Milton no hace popó. Papá de Milton le dice que no se preocupe. "¿Come?" -le pregunta. "Si, come como un animal", dice Tía. "Entonces está todo bien, si sigue comiendo, en algún momento va a cagar".

Milton cree que lo mismo se aplica a Santa Rosa que hace cinco partidos está generando muchas situaciones. Los goles van a llegar, están ahí atascados pero van a llegar.

---

Esto es todo, amigos. Se ganó, que pase el que sigue: faltan tres. Nos vemos en Abramo. Abrazos.


***

Santa Rosa 1 - Rampla Juniors 0

El albo formó con Bruno Michelena; Diego Calvente, Pablo Alanís, Fabricio Pérez y Mario Ibanbargoitía; Néstor Pacheco, Lucas Francia y Eliazer Días; Gabriel Sayago; Gastón Lezcano y Ariel Abrigo . En el ST ingresaron Ángel González, Coqui Susvielles, y Tachuela García, su debut en primera. El partido se jugó en el estadio "Mateo Calderón". Había 190 hinchas de Santa Rosa y 14 de Rampla. En la tribuna popular local se exhibió por primera vez el trapo gigante, de 50 metros de largo por 20 de alto. La temperatura era de 25º, y es muy probable que de acá al final el calor juegue los partidos afectando el rendimiento de All Boys, cuyo equipo funciona mejor dentro del frío.

Si el clima ayuda, Santa Rosa va a salir campeón, pero hay que ganarle a Abramo antes.

16 agosto 2010

Capítulo 18: "Gotas del mejor champán, en un vaso medio vacío"

El juego del fútbol presupone la crueldad, la ilusión y la decepción, la adversidad. Participar en él implica sumir la posibilidad de que todo eso existe y que en el mazo están todas las cartas, inclusive las de errar dos penales. ¿Te quedó? ¿Listo?

Bueno, cuando uno comprende eso, dice Papá de Milton, entonces ya está en condiciones de entender cómo jugar partidos complejos, con tranquilidad y sin desesperarse. Hacer ese click es el desafío de las próximas semanas, donde vamos a agarrar al campeonato del cogote para hundirle ahí el cuchillo en la yugular, pero de modo sencillo, civilizado, elegante y tranquilo.

---

Hoy no vamos a hacer crónicas anecdóticas del partido. Sólo observaciones generales y puntos altos. En general: juego algo mejor del albo en buena parte del primer tiempo, juego brillante del albo en buena parte del segundo tiempo. Con electricidad, ritmo, grandes actuaciones de Ariel Abrigo, Coqui Susvielles desde que entró, Ángel Gonzalez en el primer tiempo, una formación muy elástica que generó chances frente a un equipo bien parado, irregular, tal vez medio lentón atrás.

El gol nuestro, una apilada de Abrigo haciendo equilibro sobre la línea de fondo, pase bien pusto a Coqui que baja con una pierna y define al ángulo con la otra. Posiblemente el gol nuestro más lindo del campeonato.

El gol de ellos, un ratito después, una distracción, un mal pique, todos un segundo tarde, a buscarla adentro.

Después la calamidad de los dos penales. El primero, clanck de Gaby Sayago al medio del travesaño, el segundo, un puntinazo al medio de Lezcano que el gordo Coria ataja y no da rebote cómodo. En el medio de eso, una muy infantil expulsión de Quiruleff.

Si nos dejamos de mirar ese detalle, debemos decir que atrás de los dos penales hubo grandes jugadas, no casualidades del juego. Y que esas grandes jugadas tampoco fueron flashes, sino consecuencias de un modelo de toque y pase bien, bien aceitado.

----

Cuando nos quejemos de la suerte, incluso cuando veamos que esta posibilidad, la de empatar este partido, existió desde el principio, en fin: tal vez no nos queramos acordar que estuvimos a un par de centímetros de perder el partido y llevarnos un trauma despertador del sueño del campeonato. Fue en esa jugada en que el jugador de Doblas quiso hacerse el lindo y, solo frente al mono con con medio arco libre, la pica sobre el arquero para hacer golazo que no fue, porque clank, travesaño y despeje. También fue para Doblas el momento en que se quedan afuera del mayor, el último tren que tenían para subirse.

----

Convicción: saber que si se juegan así, igual o parecido, los próximos tres partidos, Santa Rosa va a salir campeón.

El análisis de tabla y fixture, sencillito, no da lugar para marearse ni para especular, y eso es otra cosa buena del momento: es mejor así.

Hay que ganar tres partidos.

Abrazos.

--------------------------

Independiente de Doblas 1 - Santa Rosa 1

El albo formó con Bruno Michelena; Fabricio Pérez, Pablo Alanís, Miguel Quiruleff y Mario Ibanbargoitía; Ángel González, Néstor Pacheco, Eliazer Días; Gabriel Sayago; Gastón Lezcano y Ariel Abrigo . En el ST ingresaron Coqui Susvielles, Diego Calvente y Mauricio Rambur. El partido se jugó en la cancha apícola de Independiente, algo despareja. Había 117 hinchas de Santa Rosa, 9 de Macachín, 6 perros y 210 simpatizantes de Doblas. Al empezar el partido, la temperatura era de 18º. Lo arbitró Javier Sánchez: cobró mal algunos offsides, el resto todo bien. Trabajo práctico: para saber si alguien está offside tenés que fijarte el tipo al que va la pelota, no cualquier otro que esté adelantado y no participa de la jugada.

09 agosto 2010

Capítulo 17: "No alcanzo a ver pero da igual"

Vamos en el Torino azul del Tío Pumba y durante todo el camino las hermanas de Milton escuchan los dos discos de The Fame Monster de Lady Gaga. Poker Face es una gran canción, pero Ba ba ba ba da da da es sin duda el himno del momento, lo cantamos incluso en las partes en francés.

Tío Pumba tiene un bombo chiquito y como lo lleva en la falda, golpea al momento de empezar el tema, sincronizándose con el ritmo. Y dice: "¿escuchás? es el latido del corazón frente al llamado del destino"

----

Partido de transición. Había un riesgo: la gente de Darregueira estaba harta de comerse goleadas y eso los convertía en un equipo más peligroso, porque en su cabeza no estaba ganarnos. No era un plan de victoria sino un plan de resistencia, lo que es más fácil.

La solución de Condorito -al final no hubo necesidad de que Milton fuera el DT- fue subir la apuesta y poner en cancha a cinco delanteros, aunque en verdad, si querés leer la formación que vimos en la cancha, era un 4 - 4 - 2 del tipo "diamante rotativo", según puntualizó abuelo de Milton.

---

El partido se simplifica con un gol casi desde los vestuarios, un centro juguete que no logran decodificar bien los hermanos Stork dándole la posibilidad a Lezcano de meter su primer gol en el Mayor. Más fácil, un ratito después el juez de línea cae en la trampa del offside y habilita a Abrigo para que el desinteresado pase al medio sea legal, y Eliazer Díaz la mete, 2 a 0.

El partido no se torció más: con alguna piña fuera de contexto que se comió Gaby Sayago, con un licuado de pelotas divididas, con un puré de piernas que Club puso con mucha voluntad y escasa inspiración. Ojo, Derrac es alto jugador, a nuestro juicio. Darregueira puede hacer daño, si alguna vez logra hacer el primer gol en un partido.

En el descanso nos comemos un choripán frío con gaseosa caliente, y nos hace mal, así que nos pasamos todo el segundo tiempo con dolor de panza y vemos poco el juego. No es recomendable, por favor no lo intenten.

A la mitad del primer tiempo llega el tercer gol en una jugada muy de manual: sale para afuera, vuelve por arriba, se baja al medio, Ariel la mete. Nos tranquiliza por dos cosas. Primero, dos a cero es resultado remontable, tres no. Luego, como All Boys hizo dos y Santa Rosa tres, quedamos técnicamente primeros.

El partido sigue ya como un entrenamiento con árbitros. Como sobraba un defensor, salió Calvente y entró Rambur. Y minutos a los pibes, Ezequiel Andrés (debut en primera) y Angel González. Después, Milton y Papá de Milton saludan al equipo y verifican que todo esté en orden. De paso, Milton saluda al juez del encuentro, lo felicita por su labor, e intenta sin éxito usar su baño por el problemita del chorizo frío.

Sin problemas en el baúl, un poco mugrientos por el polvo, pero confiados, nos volvemos a la Provincia de La Pampa, de la que nunca más saldremos hasta que termine este torneo.

Abrazos.


-------

Club Darregueira 0 - Santa Rosa 3

El albo formó con José Omar Urigüen; Pablo Alanís, Diego Calvente, Miguel Quiruleff y Fabricio Pérez; Gastón Lezcano, Lucas Francia y Eliazer Días; Gabriel Sayago; Coqui Susvielles y Ariel Abrigo . En el ST ingresaron Mauricio Rambur, Ezequiel Andrés y Ángel González. El partido se jugó en la cancha de Rampla, de excelente piso. Había 117 hinchas de Santa Rosa y 173 floggers locales. Al empezar el partido, la temperatura era de 19º. Lo arbitró Bruno Martínez, ni bien ni mal.

----

Posdata: ¿Tenés frío? ¿Querés hacer una fogata para calentarte un poco? Ok, hacelo pero ojo, no me prendás fuego la cancha porque se pudre todo.

02 agosto 2010

Autopostulamiento

No lo dije en la crónica de ayer, pero sabrán que Alejandro Juan nos echó a todo el banco: DT, PF, Ayudante.

Medio al cuete y de más, especialmente lo del PF, pero en fin. La cosa es que no van a poder estar la semana que viene, y que alguien va a tener que firmar la planilla, entrar con el equipo, pasarle las órdenes, ponerle presión al árbitro, todo eso, en el partido de Darregueira.

Entonces, muy humildemente creo que Milton, o sea YO, es el candidato adecuado para todo eso. No sé si habrá impedimentos reglamentarios caretas de que una ballena de peluche no pueda hacer eso, pero creo que Milton, por su espíritu positivo y sus grandes conocimientos de estrategia, por su conocimiento de la historia del club y de los jugadores, por su apoyo incondicional al equipo desde 2006, cuando éramos cuatro gatos locos, por todo eso Milton merece ser el DT que firme en ese partido.

Así que ya saben, tienen que apoyarme y crear un grupo en Facebook, "QUIERO QUE MILTON SEA EL DT DE SANTA ROSA EN DARREGUEIRA".

Prometo hacer caso a todo lo que me digan, portarme bien, y ganar.

Abrazos.

01 agosto 2010

Capítulo 16:"Hoy hice arroz, lo hice para vos"

De camino a la cancha, Papá de Milton y Tío Pumba han contado 49 chicos y chicas con la joggineta del club. Sin lugar a dudas, ya es alta moda en todas las generaciones. Aparte de los que el club distribuye gratis, a 220 pesos las prendas son de buena calidad y eso ayuda a su éxito. Ni en La Boca vas a ver tanta gente con yóguins de Boca como en la Villa yóguins de Santa Rosa. Otro síntoma más de la recuperación emotiva del club, que nos hace entrar a la cancha con mucha emoción.

Y diez minutos tarde, porque nos dormimos, así que no sabemos nada de cómo fue la salida al campo. Un poco nos queremos matar por eso.

----

Elegimos platea esta vez. Hay señores que se ve que hace mucho, mucho, que no vienen a la cancha. Dicen, mirá el once, no "Gaston", ponele. O dicen que el tres es gordo. Bueno, si, pero es el gordo que mejor salta en la liga. Y a ver si nos entendemos, si en Sudáfrica en lugar de Otamendi ahí ponían a Ibanbargoitía, te juro que los goles dos tres y cuatro no llegaban, se hacía echar pero eso de entrar con la pelotita adentro del arco con Mario no pasa.

----


Vamos a empezar por el final, sin misterios. El hecho de que se nos haya escapado el partido puede darnos alguna pena y ganas de rebanarnos el pene en fetas, pero de todos modos es algo que guarda cierta relación con lo que pasó y podemos sacar cosas positivas.

-----

En varios puntos el partido fue raro. Los dos primeros goles llegaron en momentos muy inesperados, cuando los equipos que los metieron no estaban haciendo mucho en ataque.

El que nos interesa es el primero, Francia se la cede a Pacheco, intenta un centro desde la derecha que tapan y la pelota queda en zona muerta, fuera del área. Francia ha ido corriendo justo a ese lugar y le pega como puede, con tres dedos, al arco. La pelota va despacio, muy, pero hace una comba rara y cae antes del palo como si le hubieran pegado un tiro. Van doce minutos y un gol arriba nos da una gran chance de dominar el juego.

Santa Rosa jugará entonces un partidazo, sobre todo con los cuatro del medio, con la pólvora un poco mojada arriba. En ese punto vino el gol del empate, un desborde por la izquierda nuestra, que llega al arco en cuotas, primero Guerra que cabecea abajo y el monto contiene pero no detiene, después Baldissoni que la empuja.

Un ratito después, Caio Becerra queda desconectado de su cadena y rompe maxilar de Thury Pacheco. El línea ha visto la jugada y, correctamente, lo echa. Mientras tanto, todos nuestros defensores van quedando pintados de amarillo. La idea es que el hombre de más nos puede durar poco, hay que aprovecharlo mientras se tenga.

Algo de eso pasa en el primer tiempo, cuando Santa Rosa vuelve a retomar el control del partido, más por pressing que por toque. De ahí justamente sale la jugada del penal, de un error de JC Vasallo que terminó en pelota lisa y recta para Lezcano. Existe un componente actoral en quedarse tirado, pero la falta existió. De ahí Lucas Francia la pide y Condorito, correctamente, no se lo da. Patea el capitán, Gaby Sayago. Los fantasmas los rodean, pero está sereno y seguro. Procede como indica el manual, fuerte, al costado, abajo. Es el gol que más gritamos desde el que metió Ariel Abrigo en la cancha de Sarmiento, y ahora nos vamos a dar cuenta por qué.

Tío Pumba mira su libreta y reporta: hace dos Gaby Sayago no metía un gol. Explica: desde el 7 de septiembre de 2008, el día que Sabino Agüero jugó de 6. Hasta tuvo penales a favor, cuarenta y cinco pelotas en los palos. El destaponamiento de Gaby es la mejor noticia del campeonato. Milton cree que, rota la maldición, en las seis fechas que quedan Gaby Sayago va a meter tres o cuatro goles más.

El pozo de Santa Rosa empezó en los treinta finales del ST, un poco coincidiendo con la expulsión de Lucas Francia. All Boys no podía pasar con pases ni gambetas, pero aprovechaba mucho los centros y las segundas jugadas de los centros. Había mucha bala perdida en pelotas de media distancia. Nos hubiera gustado una entrada de Epinal para meter tranca al resultado, pero Condorito metió a Abrigo con la idea de dejar morir la pelota arriba, algo que funcionó más o menos bien, Ariel entró con muchas pilas y tuvimos contras para levantarnos del asiento, bah, no se si tanto porque ya con el frío que así y lo fría que están los chapones de la platea buscábamos cualquier excusa para levantarnos, la próxima vez volvemos al cemento de la popu donde hacer más calorcito. Atrás hubo mucha concentración, nadie tuvo su segunda amarilla, y por un momento parecía que podíamos llegar al final con el 2 a 1.

Pero entonces, no. En el ping pong flipper que se jugaba al borde del área grande All Boys tuvo como cinco o seis balines, y el último le entro, empujado por Guerra.

Papá de Milton, escondido entre los tablones bajo una de esas viejas mantas tucumanas tejidas que sofocan sin abrigar, dice:

- "mierda".

Pero enseguida reflexiona que es un riesgo calculado, que así como la suerte de algún modo nos visitó para darnos dos veces la ventaja en jugadas sueltas, también se da por otro lado una vuelta por otros barrios.

Y se pone contento, cuando termina el partido, no por el resultado que nos deja un poco apichonados, sino porque toda la gente pudo ver al final algo parecido a un jeugo que los entusiasme. Discutimos con varios, pero a nosotros, el partido nos gustó, casi de punta a punta.

En fin: en los momentos claves Santa Rosa nos pareció un poco mejor, más ensamblado.. Ya el equipo está un poco liberado luego de esto, fue el tercer clásico y se juega con aplomo, sin histerias. No nos parece tan cierto que el campeonato sea un mano a mano con Ball Boys, hay muchos más huevos que reomper, así que salgamos por un momento de la lógica de clásico y pensemos en función del campeonato. En eso nos vemos un pasito adelante, pero hay que seguir caminado. El próximo trecho es largo (¡hasta Darregueira) pero hay que darlo porque no hay rival pequeño. Y después, Doblas.

Son dos partidos muy importantes que deberíamos ganar.

Abrazos,

---

Santa Rosa 2 - Ball Boys 2

El albo formó con Bruno Michelena; Fabricio Pérez, Marcelo Constantino, Miguel Quiruleff y Mario Ibanbargoitía; Néstor Pacheco, Lucas Francia y Eliezer Días; Gaby Sayago; Coqui Susvielles y Gastón Lezcano. En el ST ingresó Ariel Abrigo. El partido se jugó en el Estadio Mateo Calderón. La falta de fútbol AFA y la tarde, que engañaba (solcito, pero 11 grados) hicieron que fuera el récord absoluto de público: 757 hinchas de Santa Rosa, 412 hinchas de All Boys.

Lo arbitró Alejandro Juan. Entonces estamos en un dilema, o ponemos lo que todos quieren leer, o decimos la verdad.

Pero Milton siempre dice la verdad, y la verdad es esta: el único error de Juan fue una amarilla que le saca a Calvente, y tal vez la que no le sacó a Schaab, ambas cosas irrelevantes en el resultado. El resto todo bien: el penal fue penal, Lezcano fue a buscarlo y se lo llevan por delante, penal de torpe pero penal. Los dos goles de All Boys fueron en posición correcta, no había offside. El penal que no le cobró a Ball Boys en el segundo tiempo, no fue. Los dos echados están bien echados (el más discutible es Lucas Francia, pero pega de atrás y pegar de atrás, sépanlo niños, es roja directa). Así que no seamos llorones.

26 julio 2010

Capítulo 15: "Mente en blanco"

Bien ¿creíste que todo iba a ser un desfile?. Más vale que no. Ahí tenés: empatamos con Abramo de local.

----

Santa Rosa jugó regular el primer tiempo, con alguna chance, con un gol bien anulado en offside.

Lo inesperado llegó en el segundo, cuando una mezcla de desencanto, apuramiento, baja inspiración y malas punterías nos dejaron un partido muy difícil de mirar, imposible de contar. Otra vez Papá de Milton acertaría: cuando faltaban treinta y cinco minutos para que terminara el partido dijo "hoy no hacemos un gol ni aunque Chicote nos haga jugar hasta las nueve de la noche". Tal vez en la cancha pensaron varios lo mismo. Del lado de adentro del alambrado, digo.

Al equipo le faltó toque, afinidad, electricidad, impacto. En el empate no hay mucho mérito rival sino defecto propio, Abramo era un equipo chiquito, que no hizo mucho más que pararse y poner sus patitos en fila. Fue una mala tarde, en fin. De esas que si estuviéramos jugando a algo por eliminación, te dejan fuera de un campeonato.

Entonces ya nos empezamos a enojar un poco. No se puede empezar a jugar un clásico dos semanas antes, no. El partido con Abramo era clave y se fueron dos puntos que nos van a doler todo el campeonato, de acá al final. En fin, nos señala con una gran flecha, y un gran signo de interrogación, dónde estamos parados.

Y ahora el trabajo es doble, porque hay que desenojarse y recuperar la memoria. Olvidar ese partido olvidable. Hay que moverse, salir y entrar, armar juego. Llegamos al clásico con siete de nueve puntos y en primer lugar, algo que hubiéramos firmado con las dos manos si nos lo ofrecían hace un mes. Bueno, entonces algo tenemos que hacer al respecto.

---

Un rato después del partido, vamos a casa de Tío Pumba y lo vemos haciendo la vertical, la cabeza en el piso, las piernas paralelas a la pared, los ojos cerrados, en equilibrio perfecto. Tía Irina nos dice que desde que volvió del mundial está haciendo yoga, que le hace muy bien, está menos nervioso, que eso se le nota en el carácter y en la alimentación, que ahora se hizo vegetariano, toma agua tónica Paso de los Toros, aunque sigue fumando Particulares, pero con boquilla.

Tío Pumba despertará de su sueño un rato después. Cruza las piernas sobre el piso, en posición de loto, mira el fixture del campeonato, ingresa los datos para la tabla en Excel, piensa un rato, medita, hace ohhm. Finalmente dice: "No pasa nada. Vamos a ganar, con dificultades, pero vamos a ganar. Hay un montón de amor que nos va a elevar y estamos del lado positivo, luminoso y puro de la fuerza".

Abrazos.

---

El Domingo, cueste lo que cueste, tenemos que ganar.

--

Santa Rosa 0 - Abramo 0

El albo formó con Bruno Michelena; Fabricio Pérez, Diego Calvente, Miguel Quiruleff y Mario Ibanbargoitía; Néstor Pacheco, Mauricio Rambur y Walter Nicollier; Ariel Abrigo, Coqui Susvielles y Gastón Lezcano. En el ST ingresaron Eliezer Díaz y Mario Epinal. El partido se jugó en el Estadio Mateo Calderón. Había 329 hinchas de Santa Rosa; en la popular visitante había 40 personas. Al empezar el partido, la temperatura era de 15º, con un fuerte viento de costado que duró hasta las cuatro y media de la tarde. Lo arbitró Chicote, muy bien. Ni siquiera alguien para echarle la culpa tenemos.

19 julio 2010

Capítulo 14: "El día después de mañana"

Bueno, la ola polar se vino con todo en serio. Papá de Milton jura haber patinado con sus rollerse de cuchillas en la superficie congelada del Mateo Calerón el Domingo a la mañana. Tío Pumba sostiene que todos los días serán más fríos que el anterior, hasta que no quede más nadie vivo. Que es el calentamiento global lo que provoca que los fríos se hagan más extremos y que todo terminará en 2012, como lo dice la película y las perdicciones mayas. Esto nos da margen para terminar este campeonato y jugar una temporada más. Después vamos viendo.

--------

Les ahorramos nuestro comentario de cómo fuimos eliminados del Campeonato Mundial de Playstation, compitiendo en desigualdad de condiciones frente a rivales dopados, y las vergonzosas historias de cómo nos fuimos de Sudáfrica olvidándonos la mitad de las cosas, y también nuestras sensaciones acerca del mundial. Recién oíamos a Fabricio Coller diciendo que Maradona había planteado mal el partido. Puede ser, no lo debatiremos acá, pero seamos buenos: se discute sobre fútbol, y Fabricio Coller dice que Maradona se equivoca, y que él lo hubiera hecho mejor. ¿Se entiende?

---

En fin, 48 horas atrás estábamos lanzados en la ruta al Sur, a la fantástica velocidad de 92 kilómetros por hora. El Torino azul de Tío Pumba no tiene calefacción, así que adentro llevamos prendido un calentador con garrafa. Gran solución, nos permitirá acurrucuarnos dentro del auto durante el entretiempo. Qué cosa, la última vez que habíamos estado en Villa Iris había hecho 40 grados posta posta.

---

Emocionante recibimiento al albo, por la cantidad de gente en sí, por lo que costó armar el viaje. Papá de Milton comenta: si mañana Santa Rosa juega el Mundial de Clubes en Arabia, esta gente encontraría la forma de ir allá.

El problema, claro, es clasificar.

----

Nunca le podemos sacar la ficha a Villa Iris. Pareció salir un gran equipo, pero en parte es sensación óptica, pasó que el albo había entrado enchufado a 12 voltios. Después de un susto (clank al travesaño) y comernos dos o tres sopapos sin pólvora, ganamos un córner.

Se ve que alguien lee el blog de Milton, o sin leerlo llega a las mismas conclusiones: no hay jugadita, hay centro al punto penal del área, Lucas Francia pone la cabeza y ya vamos ganando. Faltaban diez minutos para el final del PT, y con el vientito que corría no costó mucho enfriar el partido.

----

En el segundo tiempo empezamos mal y tenemos un poco de miedo cuando nos empatan, también de cabeza, con marcas bien tomadas y todo. Papá de Milton lo festeja, un poco para sacarse el frío, chupa la bombilla del mate, y dice:

"Es mejor esto, si nos enamoramos del uno a cero nos iban a terminar empatando a los 40. Nosotros tenemos que ganar y este empate transitorio nos va a ayudar a hacerlo, ellos ahora se nos van a venir, nos dejan margen para la contra, les va a hacer un gol primero Susvielles y después otro Ariel Abrigo".

Y entonces sucede esto: ellos se adelantan, nos dejan margen para la contra, les hace un gol Susvielles primero y después otro Ariel Abrigo.

Cuando termina el partido Papá de Milton se golpea el pecho y dice con humildad que su anuncio fue casual, estadístico, no profético. Por su parte, Milton está un poco desconfiado de la idea de Papá de Milton, un optimista fanático que ve que hasta los goles del rival son ayudas para la causa.

La verdad es que pudo haber un dos a dos tranquilamente, pero Mono Michelena se reivindicó con una excelente actuación en la misma cancha donde se había mandado una gran, gran cagada, año y medio atrás. Estamos felices por eso.

Ojo, también pudo haber un cuatro a uno, la historia del penal que patea Fabricio haciendo clank en el poste, a los 40 ST. En el medio de todo eso, Condorito hace cambios y deja otra vez un equipo con cinco delanteros, es la máquina del tiempo en la que volvemos a los cuarenta.

Pero la magia blanca funciona. Nuestra vuelta, ya con el calentador apagado por falta de gas, se hace más corta y más calentita. Toda esta semana debería haber solcito. Y también estamos felices por eso.


Abrazos.

***

Santa Rosa 3 - Rampla Juniors de Villa Iris 1

El albo formó con Bruno Michelena; Diego Calvente, Marcelo Constantino, Miguel Quiruleff y Fabricio Pérez; Mauricio Rambur, Lucas Francia y Gabriel Sayago; Ariel Abrigo, Coqui Susvielles y Gastón Lezcano. En el ST ingresaron Walter Nicollier y Eliazer Días. El partido se jugó en la cancha de Rampla, de excelente piso. Había 121 hinchas de Santa Rosa; en el sector local había 193 personas. Al empezar el partido, la temperatura era de 15º bajo cero. Lo arbitró Guille Rodríguez, muy correctamente, pero llegó tarde a la cancha.

La próxima: con Abramo, en el Mateo. No se dejen engañar: es partido cla-ve para todo el resto del campeonato.

09 julio 2010

Capítulo 13: "Waka Waka"

Tsamina mina zangalewa, tsamina mina eh eh, tsamina mina zangalewa. Mientras Papá de Milton y Tío Pumba todavía siguen en Sudáfrica, y ya estamos poniéndonos nerviosos porque no tenemos noticias de ellos, Milton muy triste se tomó un barco y vino antes para no seguir perdiendo días de colegio.

Al llegar acá se encontró con muchas novedades: por primera vez en dos años Condorito no es el DT, hay un kartódromo en nuestra vieja cancha y hay una nueva joggineta del Club que es preciosa y que Milton debe poseer. Milton, recién llegado, deberá preguntar si está o no a la venta.

-----

El juego de hoy tiene pocas vueltas. Los jugadores de Doblas todavía estaban empotrados en los sillones en los que vieron el mundial. Desenganchados emocionalmente, imprecisos, descoordinados y poco atentos, Independiente jugó muy por debajo de su nivel.

Y encima mientras se scaba las legañas de los ojos, y se desperezaban, le tiran un baldazo de agua fría: centro largo cruzado de Gaby Sayago, Coqui que entra de afuera y el arquero queda a media agua. Sólo hay que ponerle la cabeza y será el primer gol de Santa Rosa en esta segunda temporada.

En el albo, al revés, si estuvieron todos atentos y bien ajustados. Equipo cortito, sin errores, el partido no tuvo ninguna zona de peligro en la que pudiéramos haber tenido dudas. Doblas no pudo levantar cabeza y todas las cuentas le salieron mal.

---

Otra forma de explicar lo que pasó es en el buen ojo que tenemos para las incorporaciones y para decidir usarlas. En Santa Rosa, buen partido de los tres nuevos: Quiruleff jugó como hubiera jugado Fer González, Pacheco como Rambur, y Pepe Díaz jugó algo menos que Ariel Abrigo, pero le alcanzó para meter un golazo. En Doblas, no pusieron a Nicoláz Muñoz (y en cambio sí a Narcué de tres, que jugó mal en un puesto que no es el suyo), Alexis Sánchez jugó mal y Corcho Domínguez regular y se hizo echar. Encima el pobre Narcué casi se decapita solo cuando va a buscar la pelota fuera y se engancha con el alambre asesino que puso a propósito Villegas para malograr rivales.

---

Susvielles, autor del gol uno, hace la jugada que casi definirá el partido a los diez minutos del segundo tiempo. Habilitado entrando al área, pasa al seis, corre y domina la pelota. Etcheverry lo quiere cuerpear, pero se tropieza y se le va el codo. No fue un codazo intencional, pero hubo codo en cara, y Macchi echó al dos de Doblas. El visitante, que ya estaba en el horno, ve que se le acercan con un fósforo prendido.

Con menos respuesta todavía, los hechos se suceden rápidamente. Una termeada de Corcho Domínguez que deja a Doblas ya con nueve. Una pelota dividida que primerea Eliazer Días, pateando entre tres para ponerla en el ángulo desde la esquinita del área grande, haciendo el primer gol con su nueva camiseta. Y un pas emágico de Walter Nicollier para que Ángel González la pique por arriba de Coria en una contra, en un momento en que el partido se juga con total desentendimiento por parte de los dos. Después a Doblas le dio un poco de vergüenza y, con un hombre en offside, Colo Gehl patea dos minutos antes del final para poner el tres a uno.

---

El partido de hoy no es medida porque Doblas va a jugar más que esto. Incluso lo demostró por momentos, cuando se acordó de atacar perdiendo tres a cero y con dos jugadores menos. Santa Rosa tiene que ajustar algunas tuercas. Hoy, por ejemplo, tenía que haber resuelto el partido ya en el primer tiempo, no dejarlo vivir a Independiente, que lo perdió porque se complicó solo con las expulsiones. También hay que trabajar pequeños detalles. Por ejemplo, algo hay que hacer con los córneres, basta de jugaditas, pateemos al punto penal y que alguien cabecee, tenemos gente para hacerlo. Una jguadita cada tanto está bien como sorpresa, pero ya nos tienen la ficha recontra sacada y ni siquiera lo hacemos con fe en la jugada.

Cuando lo pasa a buscar a la cancha, Mamá de Milton le dice a Milton que el triunfo rompe una racha. Desde que Santa Rosa volvió al Mateo Calderón, había jugado de local tres veces contra Doblas y las tres había perdido. Hoy rompe el maleficio y por primera vez, le ganamos a Independiente desde Ameghino y José Luro.

---

Así que nos fuimos, contentos, de la cancha. El mundial y Sudáfrica es un vago recuerdo que tenemos como si fuera algo baboso, pegado en la nuca, que ya se va a secar. Un gargajito, digamos. Pero fue lindo mientras duró. Ahora volvemos a donde estuvimos siempre, Ahora somos felices, pase lo que pase.

Abrazos.

---------

Santa Rosa 3 - Independiente de Doblas 1

El albo formó con Bruno Michelena; Diego Calvente, Marcelo Constantino, Miguel Quiruleff y Fabricio Pérez; Mauricio Rambur, Lucas Francia y Gabriel Sayago; Eliazer Díaz, Coqui Susvielles y Gastón Lezcano. En el ST ingresaron Ángel González y Walter Nicollier. El partido se jugó en el Estadio "Mateo Calderón", donde había 301 hinchas de Santa Rosa. En la popular visitante había 132 personas. Al empezar el partido, la temperatura era de 15º, sin viento, con sol. Lo arbitró Paolo Macchi, y volvemos a decir lo que ya se dijo de él: cobra bien los fules, pero maneja las tarjetas con criterios de amonestación y expulsión ridículos. Nosotros también nos llevamos varias amarillas que podríamos haber evitado. Otro árbitro no hubiera echado ni a Etcheverry ni a Domínguez. Bien, es cuestión también de avivarse: sabés que las cosas son así, cuidate.

La próxima: con Rampla, en Villa Iris, donde el albo jugó (Copa Presidentes 2008) tal vez el partido más grosso y emocionante de la década. Nuestro comentario, acá.