29 marzo 2009

Capítulo 2: "No mires, por favor"

----

Mucho entusiasmo. Después de tres meses de receso, el albo daba su primer paso para conquistar el ascenso. Pero fue un paso atrás.



Anguilense 0 - Santa Rosa 0


El partido se jugó en el "Rosetódromo" de Anguil. Asistencia: 311 espectadores de Anguil, 94 espectadores de Santa Rosa. La temperatura era de 31º C y el clima estaba soleado, sin viento. Nuestra reserva ganó 3 a 0. En primera, Santa Rosa jugó con la camiseta albinegra tipo Juventus; Anguilense, con una azul tipo Vélez.

El albo formó con Rojas; Epinal, Alanís, Constantino, Ibanbargoitía; Nicollier, Maidana, Agüero y Sayago; Susvielles y Andrágñez.

Lo arbitró Salinas (bien) y no hubo expulsados.

En Acha, con dos goles del regresado Otamendi, Campos le gana 4 a 1 a Unión; en Ataliva, el local pierde con Sarmiento 2 a 1; en Toay, Guardia y Uriburu empataron 1 a 1. El único partido que se jugó en Santa Rosa fue en el Juzgado en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería Nº 3, donde con gol del Juez Guillermo Salas el Deportivo Che Guevara derrotaba a la Liga Cultural por 1 a 0.

---


Era un partido de los que se tiene que ganar y no se ganó. Hemos perdido dos puntos que no debemos perder, porque la clave de este torneo es la regularidad para ganarle puntos sin piedad a los equipos ñañosos y amarretes como Anguilense, y a esos partidos hay que ganarlos jugando de local o de visitante.

Santa Rosa entró muy frío, poco conectado en un primer tiempo aburridisimo, sólo un gol muy lindo de Andrágñez de media chilena pero bien anulado por offside. En el segundo mejoró, tuvo un penal a favor a los 10 min., lo pateó Savino. Bien pateado, y mejor atajado. A otra cosa, uno de cada diez penales no entra, este fue uno de ésos, mala leche. Después se siguió metiéndole, con más fuerza que maña, pero se nos fue el partido y el pescado quedó sin vender.

El cero en el arco propio no significa que no hayamos pasado peligro alguno. Una pegó en el palo y salio afuera. Un delantero de Anguilense tuvo un mano a mano más fácil que un penal, viniendo con pelota dominada, y se apuró, tirandola afuera. En los dos tiempos hubo montoneras peligrosas en el corazón de nuestro área. Igual siempre está bueno no haber recibido goles, y que Rojas se mostró otra vez seguro. A poquito de empezar el PT, una lesión de Pablo Alanís, que no sabemos de que se trata, obligó a Constantino a jugar de líbero todo el partido.

Una gran clave del segundo tiempo fue Pablo Nicollier, que subía y subía arando por su franja, generándole grandes líos al rival. Pero un rato después del penal, Condorito hizo el cambio que el técnico de Anguilense hubiera querido hacer: lo sacó a Pablo Nicollier, la figura de la cancha. El otro cambio fue también reprobado por Milton: afuera Gaby Sayago, que no estaba jugando el mejor partido de su vida, pero que siempre es un peligro.

No jugó, ni de titular ni de suplente, Martín Montigni, lesionado. Tal vez cuando entre MM podamos ver algún cambio en la dinámica, tal vez sea necesario armar un esquema para jugar con tres en el fondo, algo que se va a complicar si no tenemos a Pablo de dos.

Decir que peor habría sido perder es no tener en la cabeza lo que significa jugar este campeonato que hay que ganar por suma de puntos.

Ya estamos en la segunda fecha y ya estamos sin margen de error para la próxima: a Sarmiento hay que ganarle, si no se nos escapa.

El domingo que viene, vamos confiados y vamos a hacer el aguante: el que no va al Mateo, es un traidor.

Abrazo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario