05 febrero 2009

Rudo y cursi


Hole, les habla el Tío Pumba. Arriba pueden ver a Rudo y Cursi con la camiseta del albo.

Ayer bajó de la cartelera "Rudo y cursi".

La habíamos ido a ver al cine Amateur con papá de Milton sin Milton porque contiene escenas inconvenientes para ballenas menores de 16 años. La peli es de Carlos Cuarón (el hermano de Alfonso, director de "Y tu mamá También" y de una de las Harry Potter) y se juntó con Gonzalez Iñarritu (ponele que se escriba así, es el de 21 gramos y el de Babel) y con Guillermo del Toro (el de El espinazo del diablo) que le pusieron la teca.

La peli es con los mismos de Y tu mama..., Gael García Bernal, que hace de 9 cantante (cursi), y Diego Luna, que hace de arquero jugador (rudo). Estas claves se entienden mejor si uno ve la película.

Pero, es una película sobre fútbol, así que tiene que haber un argentino. Y como es fútbol, la estrella termina siendo el argentino. El argentino es "Batuta" -un representante de jugadores y descubridor de talentos- que aparece siempre manejando un auto rojo, y que les va dando casi todo lo que quieren -y claro, dirige nuestro destino: es el Diablo- y por eso hay capaz alegrías pero nunca felicidad.





Las películas de deportes siempre son un pelotazo, con excepción de Cars -que es de carreras de autos- y de una de béisbol de la que un día les voy a hablar.

Pero Rudo y Cursi es buenísima: se ven pocas escenas "de partido", pero son tremendas, en un momento Papá de Milton me dijo, no Pumba, dejate de joder, yo no voy a mirar el penal, me descompongo y se fue a ver esculturas al hall y sacó entradas para ver Australia con Nicól Kidman con Mamá de Milton.

Como les dije antes, hay muchos chistes, "Batuta" es Francella y está genial -y hace de Francella, lo que le sale fenómeno- y muchos momentos que la grossean, como cuando se pasan mensajes con el pibe alcanzapelotas. Técnicamente es una comedia, pero todo tiene un trasfondo triste y sádico y deja la garganta con gusto a fósforo.

Yo creo que no hay que verla: es brutal, en un momento te saca las ganas de ver fútbol por dos meses, pero pocas películas describen con tanto azufre y realismo lo que hay afuera del césped, donde se juega el gran juego, no el juego bonito. Manipula al espectador, lo mortifica, le da un dulce, y después lo mortifica, y así, uno queda como un hincha de Santa Rosa.


//////

Calificación: cuatro de cinco miltons, la mejor película de fútbol que vimos.

Acotación: a los mexicanos no se les entiende un carajo, estas películas hay que pasarlas subtituladas.

Recomendación: no verla.

4 comentarios:

Papá de Milton dijo...

Un domingo cualquiera es también una gran película de futbol (americano).

Acá -en Argentina- no nos hubiéramos animado a hacer una película así.

Primo Timón dijo...

No te olvides del Karate Kid, también es una película de deportes.

gonzalo dijo...

recien llegue a santa rosa nuevamente y veo un gran letrero en el mateo calderón. Muy lindo, pero las publicidades?
algo aportaban creo..
un abrazo

Milton dijo...

No sé, habrán sacado las cuentas y calcularon que no les convenía o no les sumaba mucho.

Porque la municipalidad te cobra una tasa re alta por publicidades pintadas y 80 metros de carteles deben ser una fortuna.

En cambio si ponés un cartel con tu nombre no te puede cobrar nada.

Es sólo una teoría, capaz lo hicieron porque sí, en cuyo caso el cartel suma autoestima.

Publicar un comentario