10 diciembre 2008

Contagiándose la energía del otro.

El Chino Alanís, hoy por hoy una leyenda viva del club, habla hoy y dice que "soñamos con la hazaña".

Otra cosa que dice, muy buena: hay que jugar tranquilos. En El Diario reconoce que "la necesidad nos lleva a cometer errores".

Cómo hacerlo es otra cosa, nosotros estuvimos haciendo algún plan con el Tío Pumba y con mi primo el Winston que vino a visitarme y capaz esté en la cancha el sábado -el Winston está acostumbrado, el es del Tottenham, allá se juega siempre los sábados. Acá les cuento lo que creemos en la corporación Milton.

***

Se ha propuesto un banderazo de apoyo al plantel. Esperemos que se aproveche la oportunidad también para pensar en que la mejor manera de apoyar es desde la tranquilidad. Hagámosle saber que no nos deben nada, al contrario.

El Tío Pumba recuerda cómo ocurrió la hazaña futbolística más grande de todos los tiempos (la final del mundial 50, Uruguay se lo da vuelta a Brasil y le gana en la inauguración del Maracaná) y no fue por gambetas ni por huevos, fue por un tipo que tuvo la cabeza fría, Obdulio Varela.

Cuenta la leyenda, incluso tendría que figurar en los libros de historia, que luego del gol brasileño convertido por Friaca en la final del mundo, Obdulio recorrió los treinta metros que lo separaban de la pelota, la cual descansaba en el fondo de la red, a paso lento pero firme, una vez que llegó hasta ella, la tomó con sus brazos y la colocó bajo su axila derecha y de ésta forma y con el mismo andar de antes, fue a reclamarle un off-side inexistente al juez de línea y de esa forma llevó el balón hasta el centro de la cancha, mientras el capitán se acercaba al centro del campo de juego, los 200.000 espectadores dejaron de mirar al goleador local y fueron callándose poco a poco hasta enmudecer por completo cuando Varela depositó la pelota en el centro del estadio, en ese momento llamó al árbitro y pidió un traductor, discutió la posición adelantada durante varios minutos.

De ésta forma logró el objetivo de enfriar el partido además, en ese preciso instante, sin ningún tipo de arengas, le inoculó a sus diez compañeros una inyección de ánimo, y a partir de ese momento se empezó a gestar la levantada uruguaya al grito de: “ahora sí, vamos a ganar el partido”.

Luego Obdulio recordaría: “...Ahí me di cuenta que si no enfriábamos el juego, si no lo aquietábamos, esa máquina de jugar al fútbol nos iba a demoler. Lo que hice fue demorar la reanudación del juego, nada más. Esos tigres nos comían si les servíamos el bocado muy rápido. Entonces a paso lento crucé la cancha para hablar con el juez de línea, reclamándole un supuesto off-side que no había existido, luego se me acercó el árbitro y me amenazó con expulsarme, pero hice que no lo entendía, aprovechando que él no hablaba castellano y que yo no sabía inglés. Pero mientras hablaba varios jugadores contrarios me insultaban, muy nerviosos, mientras las tribunas bramaban. Esa actitud de los adversarios me hizo abrir los ojos, tenían miedo de nosotros. Entonces, siempre con la pelota entre mi brazo y mi cuerpo, me fui hacia el centro del campo de juego. Luego vi a los rivales que estaban pálidos e inseguros y les dije a mis compañeros que éstos no nos pueden ganar nunca, los nervios nuestros se los habíamos pasado a ellos. El resto fue lo más fácil.”.

Los pibes tienen que tener la mística del albo, pero ponerse a jugar como si estuvieran en el potrero. Hagamos de cuenta, si? Ay, si el Gaby se inspira, en tres jugadas calentamos el ambiente.

¿Gol? Bien, abrazo y media vuelta, ni gritarlo ni correr como loco a sacar la pelota del arco. El apuro dejalo para los últimos minutos y si vamos dos a cero. El fútbol está lleno de tiempos, una jugada de gol se hace en 30 segundos, lo único que tenemos que hacer es ver como armamos una cada diez minutos y tenemos nueve chances, si tres de esas entran estamos en zona de descuento.

Y ante todo, mucha calma.

Estamos en paz, amor y con sangre en las piernas y en los huevos, pero la cabeza fría y las manitos pegadas al cuerpo. Y los oídos tapados para la gilada.

Y si se pierde jugando así, ni kabida al puterío, los de afuera son de palo: héroes igual.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

MILTON me cae bien la pasión que le pones a la previa para tratar de motivar al equipo pero te olvidas que enfrente tenes once que tambien juegan, nosotros podemos atacar pero donde le demos un tranco nos abrochan, esta GEHL, BARCAR, PEREYRA, WAGNER y MONSALVO agregale CORCUERA, BONOMO y algún otro más con llegada y experiencia, va a ser dificil la cosa no la veo tan clara. Lo que si quiero que haya respeto y gane quien gane hay que aplaudir.-

Milton dijo...

Y tienen al gordo coria cono naranja también, o sea, no hay chances.

Si, avisenle a Diego que todos esos son argentinos.

Ahora escuchame, doblense camuflado, la historia va por ese lado, los negritos del Brasil del 50 la movían, eh? Y le ganó un equipo de pataduras metiéndole dos goles feos.

Anónimo dijo...

COMO SE NOTA Q TODOS LOS CLUB DEPENDEN DE NUESTROS BLOG PAGINAS Y DE MAS TODO BIEN A CAER ACA O A NUESTRAS PAGINAS

WWW.DELALBOSOY.ES.TL

Anónimo dijo...

Sos un grosso, un comentario muy humilde el tuyo...

Julio de Guatraché

Milton dijo...

Si, no tiene que ver con el partido pero en su caracter de conocedor de blogs pampeanos Milton declara que el mejor blog lejos es el de Huracán de Watraché y eso se lo dijimos al señor Julio en línea privada y aprovechamos para hacerlo público.

Anónimo dijo...

FIJATE COMO ESCRIBIS WATRACHE ES GUATRACHE. SE TE NOTA ASUSTADO JA JA

Milton dijo...

Bueno, es un debate interesante.

El mapuche no tenía escritura, así que cuando lo castellanizás tenés varias opciones y no hay ninguna incorrecta.

Algunos sonidos se transcriben con gu y otros con w. Por ejemplo, está el Barrio "Lowo Che", que se escribe así y no "Loguo Che". Por razones que no vienen al caso, sorprendentemente sería más correcto escribir "Watraché" o tal vez "Wotraché" que "Guatraché". (otro caso de pueblo mal escrito es lonquimay, que para mi debería ser lonquimey, tierra linda, eso tiene más sentido).

Igual te aclaro que yo escribo así porque se me cantan las pelotas del mismo modo que escribo Wardia del Monte porque me cabe.

Abrazos.

Anónimo dijo...

jaja che todo bien no es para tanto quilombo!! suerte el Domingo contra los Diablos Rojos... Es más en vez de discutir por boludeces tenemos que juntarnos todos los clubes de La Pampa y ver de que forma se puede salir adelante que estamos todos re hundidos, hace mil años que ninguno juega un Torneo Argentino como la gente, las canchas estan todas vacias excepto cuando los equipos andan bien, los dirigentes estan todos muy cansados, hay poca plata...

Tenemos que volver a las viejas épocas, al All Boys de Facio, Al Santa Rosa y Ferro de los Nacionales, al Belgrano del Argentino A, al Costa Brava que era un equipo a tenerle miedo...

Saludos gente

julio
PD: Se escuchan ideas... tiro la primera: por ahí el año que viene sacamos un blog con la historia del fútbol de La Pampa, tengo algo en el archivo...

Anónimo dijo...

no impor muchachos 4 finales las pierde cualquiera otro año mas en la B no les va a hacer nada ja ja

Milton dijo...

Si Julio, yo te voy a apoyar, en cuanto encontremos la llave del sotano del Tío Pumba salen un montón de cuadernos y fotos y cosas viejas muy grossas pero le da paja bajar a buscarlas.

Anónimo dijo...

Por lo menos no es un año tan malo para nosotros, hicimos un argentino c espectacular, eliminamos a belgrano, en el provincial no pasamos verguenza, y encima los primos siguen en la B.

Saluditos de tu papá alboyense.

Publicar un comentario