15 mayo 2007

Hinchas grossos de Santa Rosa: hoy, Guillermo Vilas



La historia que me contaron es así.


Primer acto

Era algo así como 1991 y Vilas, contratado por Topper, vino a visitar la planta de Calzar.

Cuando lo llevaban, pasó por el "Mateo Calderón", y le preguntó al chofer qué era lo que había ahí.

El club Santa Rosa, le dijeron.

"Claro, es lógico. Simple, sin vueltas. Vivo en Santa Rosa, y mi club se llama Santa Rosa. Todo cierra. En Mar del Plata no hay un Club Mar del Plata. A veces, lo más simple se nos pasa de largo".

Todo eso dijo Vilas, que ya se había puesto un poco místico y le rompía las pelotas a los que lo acompañaban dándoselas de antropólogo del interior.


Segundo acto

Cuando se iba, a la tarde, camino al aeropuerto, iba por la avenida Spinetto y preguntó cómo se llamaba ese club.

Club All Boys, le dijeron.

"All Boys", dijo Vilas, "todos pibes, qué club machista. A mí me gusta más Santa Rosa, yo soy hincha de Santa Rosa".


Tercer acto

Vilas vuelve en enero de 2002 para inaugurar la cancha de tenis que lleva su nombre, en la laguna.

En determinado momento, le pregunta al que lo lleva.

"¿Y, cómo anda el club Santa Rosa?"

El tipo no le supo responder bien, dijo que ahí estaba. Igual no había, pensándolo bien, buenas noticias para darle.

Pero eso demuestra que Vilas es del albo, sépanlo.

2 comentarios:

Gonzalo Alecha dijo...

MILTON!.
yo tmb tengo un blog de santa rosa!
aguante el albo fachaa.
agregame a tus links que yo tmb te agrego.
nos vemos :)

Milton dijo...

Gonza:

Buenísimo, ya te agregué. Fijate si le podés habilitar a tu blog que acepte comentarios anónimos, así no es necesario sacar cuenta en blogger para comentar.

Cualquier cosa si bardean después los sacás.

Publicar un comentario